Hoy apenas se bocetea con la luz

imagem_3_59631_c_piaEl Club de fotógrafos del cual formo parte en Brasilia -Fotoclube F/508- se reúne los sábados para evaluar los progresos alcanzados con cada uno de los proyectos que promueve. En la dinámica surgen siempre discusiones sobre el hecho mismo de la fotografía, de hacer fotografía, de fotografiar. Hacer, tomar, producir, son verbos distintos, que remiten a procesos y acciones distintas.

En una de nuestras últimas reuniones el tema del postprocesamiento digital vino a colación, especialmente el empleo del Photoshop como herramienta. Herramienta, medio y fin, son también palabras distintas, en significado y significancia.

Una de las observaciones puntuales fue la del trabajo con el Photoshop como medio en sí mismo, es decir, más allá de su empleo como herramienta para el revelado digital, emulando los procesos de ajustes que se hacían con el laboratorio en la fotografía mecánica-química (mecánica desde la toma, química desde el revelado de lo que se toma, o se capta con una cámara de funcionamiento mecánico).

Como ejemplo se colocaron los trabajos de la Noor Images Photography Agency. La verdad no estoy absolutamente seguro de que los fotógrafos de la Noor empleen Photoshop. Algunas características en los tonos saturados, el alto contraste, la aparente aplicación de filtros digitales, la impresionante nitidez y las texturas casi tridimensionales, hacen pensar que pudiera haber un considerable postproceso digital.

Sin embargo, una medio formato Hasselblad, o Mamiya, o el uso de película Fujichrome T64, o Ilford SFX 200, manipulada con la expertícia de un Francesco Zizola, pueden garantizar tamaña calidad de imagen.

Pero sí, los fotógrafos de Noor parecen usar también el Photoshop, o mejor, el postprocesamiento digital, a gusto, a voluntad. Con verdadero gusto y voluntad, pues los resultados, además de impresionantes, son diferenciados. Qué quiere decir esto? Pues que si usan el postproceso digital, lo hacen como herramienta de ajuste y no como medio de alteración de la imagen captada, ni mucho menos como fin en sí mismo.

Lamentablemente, el avance desmedido del acriticismo cultural en el mundo digital ha hecho que la fotografía se vea perjudicada en su esencia, sin que muchas personas perciban la gravedad del caso –también puede verse como una gravedad relativa, desde el punto de vista de ese paradigma neomoderno que es la idolatría de la novedad, malentendida como desarrollo o avance.

Escribir con la luz ya casí no se hace más. Hoy se escribe la imagen mucho más con el software. Con la luz apenas se bocetea. El fotógrafo postmodernista se conforma con bocetear la imagen en la cámara, pues el trabajo final lo producirá en el computador, software de postproceso mediante. Y entonces el software se convierte en el fin, es decir, hoy el fotógrafo se aplica mucho más en aprender con absoluta propiedad los detalles del sotfware de postproceso, que los de la propia cámara, o los del proceso de captación de la imagen.

Para no hacer más largo el asunto, voy sólo a copiar aquí un caso que generó una fuerte discusión en el I Concurso Fotográfico Internacional Pentax-Quesabesde.com:http://www.concursopentaxquesabesde.com/VerFoto.asp?Foto=1979&Ex%f3ticas/Al

Una fotografía intervenida digitalmente, que disparó criterios diferenciados sobre el tan delicado tema de la fotografía compuesta en el postproceso y la fotografía compuesta en la cámara.

En general, la discusión generó consenso en cuanto al establecimiento de diferencia entre el concepto de fotografía y el concepto de imagen, otorgando la calificación de fotografía a la imagen compuesta en la cámara y mejorada con el postprocesamiento digital que emula al laboratorio químico, es decir, nivelación de brillo y contraste, luces y sombras, y tal vez algún ajuste de encuadramiento. Mientras que para la fotografía que sufre retoques más amplios, al punto de considerarse una intervención que modifica o altera el original, queda la calificación de imagen.

Un tema realmente a discutir.

________________________________________________________________________________________________________

Visita mi blog de fotografía SIGNUS PHOTO SITE

________________________________________________________________________________________________________

Si te ha gustado este artículo usa los botones para compartirlo en redes sociales con tus amigos o síguenos en Facebook o Twitter para estar al tanto de nuestros nuevos artículos.

Acerca de Nelson González Leal

Nelson González Leal (Maracaibo, Edo. Zulia, 1965) es escritor, periodista y fotógrafo venezolano. En 1993 obtuvo el primer premio en el XLVIII Concurso Anual de Cuentos del diario El Nacional. De su autoría, se han editado los volúmenes Entre grillos y soledades (poesía, Edit. Petroleum, Maracaibo, Zulia, Venezuela, 1986), Una pista sutil (relatos, Edic. SCEZ, Maracaibo, ...