La Concepción de la Modernidad y del Estado dentro del Manifiesto del Partido Comunista de Marx y Engels y el Príncipe Moderno de Gramsci

Introducción.

En este artículo abordaremos de manera sucinta la concepción de la Modernidad y del Estado en los escritos: Manifiesto del Partido Comunista de Carlos Marx (1818-1883) Filósofo, Abogado y Político Alemán y de Federico Engels (1820-1895) Filósofo y Político Alemán y el Príncipe Moderno de Antonio Gramsci (1891-1937) Filósofo y Político Italiano. Consideramos de suma importancia conocer cuales son los conceptos principales de ambos escritos, para luego pasar a señalar citando a los autores directamente cuales son los conceptos que tenían de la Modernidad y del Estado. En el caso especifico de Antonio Gramsci queremos señalar la tesis siguiente: “Antonio Gramsci es el Maquiavelo Moderno” ideólogo e intelectual orgánico del Príncipe Moderno: el Partido de la Clase Trabajadora”. Al final de este artículo haremos algunas conclusiones y apreciaciones de lo analizado y planteado.

Conceptos Principales del Manifiesto del Partido Comunista de Marx y Engels.

1- La Historia como Lucha de Clases.

2- El Estado Moderno como la Dictadura de la Clase Burguesa sobre la Clase Proletaria.

3- Las Clases Sociales en Pugna y Contradicción.

4- La Revolución como Ruptura Radical del Orden y de la Historia.

5- El Poder Político como Violencia Organizada.

6- La Unidad de los Trabajadores a Nivel Mundial.

7- Los Medios o Modos de Producción.

8- La Abolición de la Propiedad Privada.

Conceptos Principales del Príncipe Moderno de Antonio Gramsci.

1- La Voluntad Colectiva Nacional-Popular.

2- El Mito.

3- El Condottiero.

4- Nicolás Maquiavelo. Un Hombre Moderno.

5- El Bloque Histórico.

6- El Partido de la Clase Obrera: El Príncipe Moderno.

7- Nicolás Maquiavelo y Antonio Gramsci: Hombres de su época.

8- La Política como Ciencia Autónoma.

9- El Marxismo: Filosofía de la Praxis.

10- El Análisis Concreto de la Realidad Concreta.

Manifiesto del Partido Comunista de Carlos Marx y Federico Engels (1848).

“La moderna sociedad burguesa, que ha salido de entre las ruinas de la sociedad feudal, no ha abolido las contradicciones de clase. Únicamente ha sustituido las viejas clases, las viejas contradicciones de opresión, las viejas formas de lucha por otras nuevas”. En este párrafo al igual que en los subsiguientes encontramos la relación de Modernidad o de lo Moderno con la comunidad y la clase burguesa. La burguesía como clase social revolucionaria en su tiempo y espacio, portadora de un nuevo orden, historia y concepción del mundo y el hombre, la que supero y sepulto a la vieja clase-orden social  feudal-señorial es la portadora de los valores y principios de la Modernidad en lo político (Libertad, Igualdad y Fraternidad); en lo económico (Industrialización);  en lo social (Laicización) y en lo cultural, filosófico e ideológico (Ilustración, Iluminismo y Racionalismo).

Pero, dicha clase social mantuvo y sigue manteniendo las pasadas y en alguna medida renovadas tensiones y contradicciones de clase, manteniendo el esquema de opresores (burgueses-capitalistas) y oprimidos (proletarios-trabajadores), la explotación económica-material de una clase sobre otra y la dictadura política-estatal. Más adelante señalan Marx y Engels: “El Gobierno del Estado moderno no es mas que una junta que administra los negocios comunes de toda la clase burguesa”. En cuanto al poder, la burguesía no solo se vuelve hegemónica en lo económico, sino en lo político. Toma el poder, ya sea por medios o formas pacificas o violentas, por la vía electoral o armada, erigiendo al Estado como la Dictadura (civil o militar o una combinación de ambas, dependiendo del caso) sobre la clase proletaria o trabajadora.

Es por ello que el Estado moderno se convierte en la junta que administra los negocios políticos y económicos de la clase burguesa. En lo político, la burguesía se convierte en una clase social reaccionaria y conservadora porque ha de defender solo sus intereses de clase, reproducir, preservar y conservar el orden de las cosas, por medio de la violencia y la explotación brutal y despiadada contra la clase trabajadora. Aquella que fue capaz de revolucionar todo el mundo, a través del comercio a escala mundial, la industrialización y la manufactura, las relaciones de producción y las relaciones sociales y la destrucción del viejo orden feudal-señorial se convierte en una clase social anquilosada. Se vació de todo contenido revolucionario.

“La industria moderna ha transformado el pequeño taller del maestro patriarcal en la gran fabrica del capitalista industrial”. Con dicha transformación se dio una revolución no solo en el modo de producción feudal al capitalista, sino en la concepción del mundo y del hombre, sus valores y principios, su cultura, moral y religión, la familia y la comunidad.  

El Príncipe Moderno de Antonio Gramsci.

“Apuntes sobre la Política de Maquiavelo. El carácter fundamental de El Príncipe no es el de ser un tratado sistemático, sino un libro viviente, donde la ideología política y la ciencia política se fundan en la forma dramática del mito. Entre la utopía y el tratado escolástico, formas bajo las cuales se configuraba la ciencia política de la época, Maquiavelo dio a su concepción una forma imaginativa y artística, donde el elemento doctrinal y racional se personificaba en un *condottiero que representa en forma plástica y antropomórfica el símbolo de la voluntad colectiva”. Consideramos estas palabras al inicio de este escrito de Gramsci como una concepción moderna de la Política frente a una concepción feudal de la Política, ya que la Política no es representada por Dios o lo divino, sino por el Hombre o lo humano. Se pasa de una concepción ideal, utópica y sistemática de la Política a una concepción real, concreta y humana de la Política. Más adelante, nos señala Gramsci en su escrito: “En el pequeño volumen, Maquiavelo trata de como debe ser el Príncipe para conducir un pueblo a la fundación de un nuevo Estado y la investigación es llevada con rigor lógico y desapego científico”.

“El moderno príncipe, el mito-príncipe, no puede ser una persona ideal, un individuo concreto; solo puede ser un organismo, un elemento de sociedad complejo en el cual comience a concretarse una voluntad colectiva reconocida y afirmada parcialmente en la acción. Este organismo ya ha sido dado por el desarrollo histórico y es el partido político; la primera célula en la que se resumen los gérmenes de voluntad colectiva que tienden a devenir universales y totales. En el mundo moderno solo una acción histórica-política inmediata e inminente, caracterizada por la necesidad de un procedimiento rápido y fulminante, puede encarnarse miticamente en un individuo concreto”. Son estas palabras las cuales hemos de tomar como punto de partida para afirmar nuestra tesis de que Gramsci es el: “Maquiavelo Moderno” y su “Príncipe Moderno es el Partido Político de la Clase Trabajadora”. Igual que Maquiavelo, Gramsci no solo fue un teórico, sino un hombre de acción, llegando a fundar el Partido Comunista Italiano en 1921, del cual fue su Secretario General en 1924. En 1926 cuando era diputado fue detenido por orden del fascista Benito Mussolini y condenado a 20 años de reclusión. Fue en este periodo de reclusión que escribió sus Cuadernos de la Cárcel.

Desde nuestro análisis, Gramsci encarna la fusión creativa y original del teórico-practico y del practico-teórico. Y este escrito es el análisis concreto de la realidad concreta italiana (consejos) para que el Príncipe Moderno triunfe en la toma del poder. La creatividad y originalidad de Gramsci reside en que supo tomar el pensamiento y acción de Maquiavelo, trayéndolo a la Italia de su época en el marco del pensamiento marxista para analizar la realidad política, económica, social y cultural. Demostrando de esa manera, que el marxismo clásico o el socialismo científico llamado así por Marx y Engels no es un dogma absoluto o una religión secular, sino un método histórico, político, económico, dialéctico y filosófico, un instrumento de análisis, un arma de lucha revolucionaria de la clase trabajadora. Desde nuestro análisis, Gramsci encarna fielmente al “Intelectual Orgánico”.

Más adelante, nos señala el sentido moderno de la voluntad colectiva y política: “Y es necesario que la voluntad colectiva y la voluntad política en general, sean definidas en el sentido moderno; la voluntad como conciencia activa de la necesidad histórica, como protagonista de un efectivo y real drama histórico”. Para Gramsci, el Príncipe Moderno debe ser el conductor hacia la edificación de la civilización moderna o sea el socialismo: “El moderno Príncipe debe ser, y no puede dejar de ser, el abanderado y, el organizador de una reforma intelectual y moral, lo cual significa crear el terreno para un desarrollo ulterior de la voluntad colectiva nacional popular hacia el cumplimiento de una forma superior y total de civilización moderna”. Es importante mencionar el papel fundamental que ocupa y ocuparía el Príncipe Moderno (el Partido) no solo en lo político e ideológico, sino en la conciencia de la clase trabajadora: “El Príncipe ocupa, en las conciencias, el lugar de la divinidad o del imperativo categórico, deviene la base de un laicismo moderno y de una completa laicización de toda la vida y de todas las relaciones de costumbres”.

Conclusiones y Apreciaciones.

El Manifiesto Comunista y el Príncipe Moderno son dos escritos de la Modernidad. El socialismo como concepción del mundo y del hombre es moderno y producto de la Modernidad. Marx, Engels y Gramsci son hombres modernos, como lo fue Maquiavelo. El Manifiesto más que panfleto, es un análisis concreto de la realidad concreta al igual que el Príncipe Moderno. Más que discursos o teorizaciones, son llamados y guías a la acción y la transformación revolucionaria. El nombre por el cual llama Gramsci al Marxismo resume esta unidad de teoría y acción y de acción y teoría: Filosofía de la Praxis. Esta praxis filosófica expresa a través de estos dos escritos, los valores y principios de la Modernidad, de una comunidad mejor, igualitaria, justa y fraterna, de seres humanos libres de los dogmatismos y fanatismos religiosos, de las ataduras de la moral conservadora, de la política reaccionaria, de la explotación económica, de la alienación embrutecedora, guiados por su propia razón y entendimiento para su liberación.

*Nombre que en Italia se daba al soldado aventurero que formaba parte de las bandas mercenarias. Diccionario Enciclopédico Universal Aula. España. 1991.

Bibliografía Citada y Consultada.

Britos, P. (2007) Antonio Gramsci: El Tema de la Ideología en Maquiavelo en Revista de Filosofía A Parte Rei.

Gramsci, A. (1972) Los Intelectuales y la Formación de la Cultura. Argentina: Editorial Nueva Visión.

Gramsci, A. Notas sobre Maquiavelo, sobre Política y sobre el Estado Moderno.

Marx, C. y Engels, F. Obras Escogidas. U.R.S.S.: Editorial Progreso.

Varios Autores. (1991) Diccionario Enciclopédico Universal Aula. España: Cultural, s.a.

Si te ha gustado este artículo usa los botones para compartirlo en redes sociales con tus amigos o síguenos en Facebook o Twitter para estar al tanto de nuestros nuevos artículos.

Acerca de Samuel Antonio Prado Franco

Panameño (1981). Es Licenciado en Humanidades con Especialización en Filosofía, Ética y Valores por la Universidad de Panamá (2006). Especialista en Docencia Superior por la Universidad de Panamá (2008). Magíster en Ciencias Sociales con Énfasis en Sociología y Ciencia Política por la Universidad Especializada de las Américas UDELAS (2010). Becario de dicho Programa de ...