Lo que no puede ser, no puede ser… (Contracrónica del Athletic de Bilbao 1-0 Real Madrid)

y además es imposible, imposible porque así lo quiso Gorka Iraizoz, un portero menor que siempre se engrandece con las visitas del Real Madrid, ya le pasaba cuando jugaba en el Espanyol y le sigue pasando ahora que juega en el Athletic de Bilbao.

Porque el Real Madrid tuvo que haber ganado el sábado en San Mamés, por ocasiones, por insistencia y por voluntad, pero cometió el error de jugar durante 88 minutos, olvidándose de los dos primeros en los cuáles se decidió el encuentro, con dos tiros al poste de los bilbainos y el gol de la victoria de Llorente, un jugador soberbio infravalorado por el juego prehistórico de los de Caparrós.

Después, después de esos dos primeros minutos, el Real Madrid comenzó el encuentro, como si necesitara tiempo para darse cuenta de que se encontraba en terreno enemigo, y empezó a dominar el balón y a llegar hasta la frontal del área bilbaina.

Desde allí fusiló a Iraizoz, una y otra vez, sin compasión, por un lado, por el otro, por abajo, por arriba, de tiros potentes, de tiros colocados, pero nada, nada de nada, el sábado en San Mamés el Madrid no iba a marcar hiciera lo que hiciera.

Y pudo haber hecho más, porque le faltó plan B, el equipo careció de otra alternativa más allá de las entradas por el centro hasta la frontal del área y tiros desde allí. Pudo haber aprovechado las bandas, la gran lacra del equipo, pero no pudo o no supo.

No pudo porque Sergio Ramos se empeña en taponar la banda derecha con su permanencia absurda en posiciones de ataque y porque en la banda izquierda sigue jugando Marcelo, un jugador que cuaja un buen partido y desespera a los aficionados otros tres (mala proporción para jugar en el Madrid).

Cristiano Ronaldo debía haber jugado en la banda derecha, pero allí se encontró agobiado por la presencia de Sergio Ramos, y no le quedó otra que marcharse al centro, otro jugador más por el centro, cerrando los espacios a Kaká, que sigue confiando en las excusas para justificar su falta de juego, y evitando las paredes de Benzemá, que jugó un buen partido combinativo aunque desafortunado en el aspecto ejecutor que se le exige.

Pellegrini entendió cuál era el problema del equipo y sacó a Guti y Granero, dos jugadores de pura combinación, pero se olvidó de exigir a Sergio Ramos el quedarse en defensa, el colocar a Cristiano Ronaldo volcado a una banda y el sacar a Raúl antes, porque era un partido para él, un partido para su calidad de “ratilla” del área.

En definitiva, un partido que el Real Madrid debió haber ganado, a pesar de sus errores, pero que perdió, dando, con ello, un respiro al Barcelona.

Si te ha gustado este artículo usa los botones para compartirlo en redes sociales con tus amigos o síguenos en Facebook o Twitter para estar al tanto de nuestros nuevos artículos.

Acerca de Ruben Sancho

Escritor salmantino, hotelero de profesión, economista de formación y soñador de ideología. Redactor Jefe de El Librepensador, Subdirector de Letras, y autor de la colección de relatos "Un lugar llamado Fracaso"(Bubok, 2009).

3 respuestas

  1. No soy de Bilbao, ni del Athletic de Bilbao, pero cada vez que veo cosas así me enciendo. Los periodistas que escriben del Real Madrid son más forofos que nadie. Por tanto, más provincianos que nadie. “Un portero menor”, claro menosprecio de periodista despechado. “Juego prehistórico”. Al comentarista le hubiera gustado decir: “El Madrid golea a un Athletic valiente”, pero se le quedó cara de tonto con el 1-0, ¿a que sí?. ¿Tiene que jugar un equipo como quiere el Real Madrid o como debe hacerlo para ganarle? Le recuerdo, amigo, que con ese fútbol “prehistórico”, el Bilbao había hecho ¡tres! ocasiones en el minuto 2, luego marcó un gol; a Llorente le quitaron un balón in extremis cuando iba a rematar en el área pequeña; después Casillas le sacó otro disparo y Xabi Alonso le hizo un claro penalti. ¿Contamos? Siete ocasiones de marcar frente a los galácticos, que hicieron doce. ¿No está mal, no?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Campos obligatorios marcados con *

Los comentarios que falten al respeto o insulten serán borrados. Si quieres expresar tu opinión hazlo con educación y respeto.