50 razones para defender la corrida de toros

  • El filósofo francés Francis Wolff presenta en Madrid su nuevo libro, un argumentario contra el antitaurinismo.
  • La obra se presenta días antes de que se debata en el Parlamento de Cataluña la prohibición de las corridas de toros en esta región.

Madrid, 27-02-2010. “Sólo hay un argumento contra las corridas de toros y no es verdaderamente un argumento. Se llama sensibilidad”. Así comienza la nueva obra de Francis Wolff, 50 razones para defender la corrida de toros, que el filósofo francés ha presentado en Madrid.

El libro, editado por la revista 6 Toros 6 en colaboración con la Mesa del Toro, la Fundación Wellington y la Plataforma de Promoción y Difusión de la Fiesta, es un argumentario contra el antitaurinismo, con razones objetivas desde el punto de vista filosófico, histórico, artístico o incluso ecológico.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=l5D7joNOJ_w[/youtube]

Según Wolff, catedrático de Filosofía de la Universidad de París, el mejor argumento a favor de la Fiesta es que “los aficionados no son crueles, perversos ni sádicos: la primera emoción que se suscita en la plaza es la admiración”.

El filósofo francés también alerta sobre un “enemigo interno” de la tauromaquia: “La mala conciencia, el complejo que tienen muchos aficionados de que les gusta algo que no consideran que está del todo bien”.

Francis Wolff, autor de obras como Filosofía de las corridas de toros y premiado en numerosas ocasiones por su defensa filosófica de la Fiesta, será uno de los ponentes que defiendan la tauromaquia ante el Parlamento de Cataluña en el próximo debate sobre la prohibición de las corridas de toros en esta región.

Si te ha gustado este artículo usa los botones para compartirlo en redes sociales con tus amigos o síguenos en Facebook o Twitter para estar al tanto de nuestros nuevos artículos.

Acerca de Cartas a la Redacción

Cartas y Comunicados que los lectores nos hacen llegar a la Redacción de El Librepensador para su difusión, en pro de la Libertad de Opinión. El Librepensador no toma partido ni a favor ni en contra de lo que en ellas se expresa.