Crónica de la manifestación de ayer en Atenas

Fuente Bosque de Palabras

“La gente no tenía miedo, estaba gritando como nunca: ladrones,
mentirosos”

Matoula Papadimitri

Diagonal

- Matoula Papadimitri, redactora de la revista Alana, relata para
DIAGONAL lo sucedido durante la marcha de más de 200.000 personas
contra el FMI hoy en Atenas y el intento de los manifestantes de
ocupar el Parlamento.

Ha sido la manifestación más multitudinaria que hemos vivido en Grecia
en los últimos años, tan numerosa como la marcha contra la guerra de
Iraq o las que se hicieron contra la reforma del sistema de seguridad
social. Se habla de entre 150.000 y 200.000 personas en la calle, pero
creo que es imposible calcularlo.

La sensación es que todo el centro de Atenas era una gran
manifestación, super densa, casi claustrofóbica. Allí estaban los
sindicatos oficiales, sindicatos de base, profesores, maestros,
estudiantes, funcionarios, empleados privados, partidos y grupos
políticos de izquierda, libertarios, anarquistas, etc.

También había gente que nunca había salido a las calles para
manifestarse.

Los manifestantes empezaron a caminar y en algún momento se empezaron
a destruir bancos, tiendas y otros comercios en las avenidas más
grandes del centro. Se convirtió en la marcha más violenta después de
la rebelión de diciembre pasado, con la diferencia de que la gente
tenía un promedio de edad mucho mayor, no era una marcha de jóvenes,
aunque había muchos.

La cantidad de gases lacrimógenos era enorme, pero nadie se iba. La
marcha duró horas, la gente no tenía miedo, gritaban: “ladrones,
mentirosos”, “que se queme el burdel del Parlamento”, “que se vayan”,
“que paguen los responsables”. Los conflictos se extendieron a todo el
centro de Atenas. También se incendiaron muchos edificios, como el de
la policía, el Ministerio de Economía y varios bancos.

La ocupación del parlamento

Un momento muy fuerte fue cuando los manifestantes intentaron entrar
al Parlamento. La gente y la rabia era tanta que, sin la gran cantidad
de policías desplegados y los enfrentamientos que se produjeron, es
muy probable que los manifestantes hubieran ocupado el Parlamento.

De momento hay tres muertes confirmadas, pero no está claro qué pasó
exactamente y quién es el responsable del incendio del banco. Lo que
es seguro es que se incendió el Banco Marfin, que pertenece a uno de
los empresarios más potentes de Grecia, Andreas Vgenopoulos, que
compró a precio de saldo las aerolíneas griegas cuando se
privatizaron.

Tampoco se sabe si el banco que se incendió tenía o no salida de
emergencia, o si estaba cerrada, pero la gente no pudo salir y
murieron tres trabajadores. Era el único banco abierto en toda la
zona, situado en un edificio histórico. Todos los comercios y demás
bancos en estas calles estaban cerrados.

En otras ciudades griegas también se han producido marchas muy grandes
y enfrentamientos con la policía. En Salónica, Patras, Xanthi y
Giannena se han ocupado alcaldías y centros laborales.

Gente cargada de rabia

En este momento hay miles de policías en el centro de Atenas y se
están produciendo detenciones. Volviendo de la manifestación a casa,
la gente en la calle, en los pequeños comercios, comentaba las
noticias sobre los muertos y decían que lo que ha pasado es
responsabilidad del Gobierno.

Dada la rabia de la gente y la sensación de injusticia, espero que
todo esto no sea manipulado por los medios de comunicación: que no se
olvide que la marcha de hoy fue muy importante, con una participación
multitudinaria de gente cargada de rabia.

Y que no se utilicen las muertes para justificar más medidas
represivas o las leyes de austeridad impuestas injustamente por el
Fondo Monetario Internacional contra el pueblo griego.
Fuente: http://www.diagonalperiodico.net/La-gente-no-tenia-miedo-estaba.html

Grecia
Con sangre en la calle

Dimitris V. Pantoulas
Rebelión

Aún con sangre en la calle, el gobierno griego está dispuesto a
implementar las medidas económicas neoliberales.

El 5 de Mayo de 2010 fue un día histórico para el pueblo griego.
Durante el paro general que convocaron los sindicatos del sector
público y privado, miles de griegos se manifestaron contra las medidas
neoliberales que está dispuesto a implementar el Gobierno griego con
el apoyo del Fondo Monetario Internacional y la Unión Europa.

La manifestación en el centro de Atenas fue una de las más grandes que
ha vivido el país en los últimos treinta años. Durante esta gigantesca
manifestación, cerca la dos de la tarde hora local, un pequeño grupo
de manifestantes lanzó cócteles molotov contra varias sucursales
bancarias en el centro del Atenas. Tres empleados de una de las
agencias de Marfin Bank quedaron atrapados en la sucursal y murieron
de asfixia.

Fue un lamentable y trágico accidente durante un día en el que el
pueblo griego estaba reaccionando contra las medidas más neoliberales
que un estado Europeo haya tomado en tan corto espacio de tiempo,
medidas de shock parecidas a las que se implementaron en América
Latina en los 80 y 90.

Estas medidas tienen como objetivo destruir la pequeña propiedad de
los millones de griegos a favor de los grandes capitales nacionales e
internacionales. Los salarios de un gran porcentaje de empleados
públicos se van a reducir hasta un treinta por ciento, al igual que
los de todos los pensionistas del sector público y privado.

Pero lo más grave de estas medidas es que tienen como objetivo cambiar
las relaciones laborales, debilitando los sindicatos, sustituyendo los
contratos colectivos por contratos entre individuos y empresas,
aumentando el porcentaje de los despedidos mensuales en el sector
privado, promoviendo el empleo precario y el empleo temporal y
“reestructurando” el sistema de pensiones.

Son medidas que van a cambiar absolutamente las relaciones de poder a
favor de los grandes capitales, para una economía más “competitiva”,
en palabras de los neoliberales y tremendamente injusta, en palabras
de aquéllos que se oponen a estas políticas.

En esta huelga general participaban, por decisión de la asociación del
periodistas y editores (ESIEA), todos los medios de comunicación
griegos. En consecuencia, cuando sucedió esta tragedia, no había
canales periodísticos oficiales para informar de lo que estaba
sucediendo en la manifestación. Los rumores se difundieron a través de
blogs o “radio bemba” en todo el país, sin que nadie supiera con
certeza lo que verdaderamente estaba pasando. La confusión fue tal que
muchos de los manifestantes creyeron que nunca sucedió el accidente y
que en realidad se trataba de una provocación de los cuerpos
policiales.

Finalmente, a las 4 de la tarde hora local, la asociación de
periodistas y editores decidió detener su huelga y los medios de
comunicación pudieron transmitir informaciones sobre lo que estaba
pasando. Aún así, distintas fuentes oficiales del Estado estaban
transmitiendo versiones contradictorias sobre el accidente. Se
vivieron horas de gran tensión hasta que se anunció oficialmente la
muerte de los tres jóvenes empleados del banco.

Los mayoría de los grandes medios de comunicación1 está en absoluta
sintonía con el Gobierno sobre la necesidad de las medidas
neoliberales. Los propietarios de estos medios tienen una relación
directa con el Estado griego, de alguna forma están cogobernando el
país. Cuando las primeras informaciones salieron al aire, la mayoría
de los medios de comunicación enfocaron sus análisis contra los
“malos” y “traidores” izquierdistas y comunistas que están conduciendo
el país hacia el caos.

Los comentarios sobre la marcha y la izquierda, tenían una amplia gama
de argumentos sin sustento, algunos irónicos, sobre los valores de la
izquierda, y otros agresivos contra los manifestantes. De esta manera,
la resistencia del pueblo griego contra las políticas neoliberales
pasó a un segundo plano mediático y se enfocaron en buscar culpables
que, como siempre, “son o los anarquistas o los comunistas”.

El partido comunista de Grecia, a través de su secretaría general,
denunció en el Parlamento que era probable que los disturbios fueran
provocados por grupos neofascistas, que en varias ocasiones se ha
comprobado que tienen nexos con los cuerpos policiales, con el
objetivo de provocar una intervención policial y desmantelar la
inmensa manifestación.

Esta posibilidad no fue valorada por los comentaristas de los grandes
medios de comunicación, o mejor dicho tele-jueces, que continuaron
acusando a la izquierda como única culpable de todo lo que estaba
pasando, incluso como responsable de estos tres muertos.

Pero, ¿qué es lo que realmente pasó en la sucursal bancaria?
Había una huelga general, tanto para el sector público como privado,
en el caso de que los empleados de la sucursal incendiada Marfin
Egnatia no quisieran ejercer su derecho a la huelga, por no perder el
empleo -parece que el derecho de huelga de los empleados estaba
limitado por las amenazas de los gerentes de los bancos, como
denunciaron algunos empleados en radios locales- o, simplemente, por
no estar de acuerdo con esta huelga, la agencia tendría que haber
estado cerrada durante la manifestación por razones de seguridad.

Es habitual que durante las grandes manifestaciones en el centro de
Atenas se lancen cócteles molotov a sucursales bancarias, tiendas y
pequeños comercios y la práctica común es cerrarlo todo. Siendo una de
las manifestaciones más grandes de la historia griega, con más razón,
debieron haber cerrado todas las sucursales bancarias, tiendas y
comercios de la zona.

Pero lo más grave es que, según informaciones transmitidas por radios
locales, empleados de dicho banco denunciaron que los gerentes del
banco no sólo no permitieron que salieran de la sucursal antes de la
marcha sino que, incluso, ¡cerraron las puertas con llave para que
nadie pudiera ni salir ni entrar!

Este banco, Marfin Egnatia, está dirigido por uno de los capitalistas
más grandes de Grecia: Andreas Vgenopoulos, además de aspirante
político. Los medios de comunicación últimamente lo presentan como un
hombre honesto, exitoso y una especie de “Salvador de la Patria”. Esto
obedece a que algunos propietarios de medios de comunicación, y otros
centros de poder, creen que el gobierno actual quizás no es tan fuerte
como para implementar las medidas económicas programadas y están
buscando alternativas, en caso de que la situación política no se
desarrolle “como esperan”.
Marfin Egnatia emitió un comunicado sobre el lamentable incidente y no
asumió ninguna responsabilidad en el suceso. En cambio, acusó al
Estado, al sistema político e insinúa que los autores intelectuales
del “crimen” no son los que lanzaron los cócteles molotov sino
“otros”, que no se pueden capturar o ser identificados por la policía.
Esta insinuación, junto al clima que están presentando los medios de
comunicación, hacen pensar que dicho comunicado está acusando de nuevo
directamente a la izquierda.

Bajo las enormes presiones de los medios de comunicación, el Gobierno
griego está ordenando a los cuerpos policiales capturar a todos los
sospechosos izquierdistas o anarquistas que estén en los alrededores
del centro de Atenas, como una especie de cacería de brujas. Sin
ninguna acusación, se están deteniendo cientos de personas bajo la
“captura preventiva”, algo que existe sólo en países dictatoriales y
no tiene ninguna justificación jurídica o política en Grecia.

Mientras tanto, el Primer Ministro, Yorgos Papandreu, anuncia que las
medidas neoliberales van a someterse a votación en el Parlamento con
carácter de urgencia en los próximos dos días. Sería suficiente con
que votaran a favor sólo los diputados de su partido, el partido
Movimiento Socialista Panhelénico, PASOK. Estas medidas
presumiblemente serán aprobadas por mayoría aplastante en el
Parlamento, sin tener en cuenta el inmenso rechazo que han generado en
toda la población del país, además de los tres muertos de hoy.

Éste es un Gobierno claramente ajeno a la voluntad de la mayoría que
lo eligió, un Gobierno que ha perdido la legitimidad, un Gobierno que
ya no atiende a los intereses de sus votantes, un Gobierno ilegítimo
al servicio de unas poderosas minorías y peligroso para la democracia
que muchos ya comparan con la junta militar de los sesenta y setenta.
En las manos del pueblo está reaccionar y resistir frente a esta
dramática situación donde no sólo se juega el futuro de Grecia sino,
quizás, el futuro del capitalismo.

* Dimitris V. Pantoulas es politólogo, nacido en Grecia, profesor de
Ciencias Políticas y Administracion en el Reino Unido.
d.pantoulas@gmail.com
Notas:
[1] Sobre la situación político-económica del país pueden consultar
¿Qué está pasando en Grecia?
[2] Sobre los medios de comunicación griegos pueden consultar
Τelecanibalismo mágico: medios privados y superpoder en Grecia
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante
una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para
publicarlo en otras fuentes.

Grecia: ésto es un atraco
Miguel Giribets
Rebelión

Grecia y la zona euro

Grecia es miembro de la zona euro desde 2001. Para conseguirlo, los
gobiernos helenos han falseado descaradamente los datos económicos del
país en estos 9 años. Goldman Sachs, uno de los mayores bancos de los
EEUU, ayudó a “maquillar” 15.000 millones de euros de deuda externa
como divisas y no como préstamo en 2001, para que el país cumpliese
con los topes de la UE en materia de endeudamiento público. Goldman
Sachs recibió 300 millones de euros como comisión de la operación y
unos 735.000 millones de euros en la colocación de estos bonos a
partir de 2002. En los últimos años, los gobiernos griegos venían
manteniendo que el déficit público, reconocido en la actualidad en
torno al 12,7% y creciendo, era tan sólo del 3,7%.

La entrada en la zona euro ha supuesto ventajas: tipos de interés
bajos, infraestructuras .. Pero también inconvenientes: al liberalizar
el comercio, Grecia ha sido invadida por productos de sus socios del
centro y norte de Europa; de esta manera, ha financiado a estos países
y, ante una política fiscal casi inexistente y la multibillonaria
“ayuda” a los bancos a causa de la burbuja inmobiliaria, ha ido
incrementando su deuda pública.

La financiación de las importaciones no venía, pues, de su política
fiscal, sino de la banca extranjera, especialmente alemana. “El
gobierno conservador anterior prefirió más conseguir dinero de los
bancos extranjeros que aumentar los impuestos de la gente más pudiente
y así corregir el fraude fiscal. El 95% del dinero que consiguió,
vendiendo bonos, fue a bancos europeos. En otras palabras, el 95% de
la deuda del estado griego la tienen los bancos europeos (y muy en
especial los alemanes).” (Rebelión, Esp, Vicenç Navarro, Grecia no es
la causa principal de la crisis del euro, 270410)

La fuga de capitales no cesa. En enero pasado han salido del país de 8
a 10.000 millones de euros, una cifra superior a la última emisión de
bonos del Estado. Aparte de la fuga de capitales, un 30% de la
economía del país sigue siendo sumergida y, como decimos, la evasión
fiscal está a la orden del día (el 90% de los contribuyentes declara a
Hacienda unos ingresos anuales de menos de 30.000 euros). “Grecia
cuenta con mucha gente rica que no paga impuestos correctamente porque
existe una excesiva evasión fiscal” (El Insurgente, Esp., 100210), tal
y como reconocía recientemente Papaconstantinou. “El número de
personas que declaran unos ingresos superiores a los 100.000 euros al
año es 15.000, aproximadamente. No creo que haya nadie en este país
que se crea que tan sólo hay 15.000 griegos que ganan más de 100.000
euros al año” (El Insurgente, Esp., 100210), indicó.

Otro problema fiscal de envergadura es que la iglesia, uno de los
mayores propietarios del país, no paga impuestos. Aunque los
socialdemócratas han manifestado que la iglesia debe pagar como todo
el mundo, no se ve medida alguna en esta dirección.
A ello hay que añadir que los gobiernos griegos usan el sector público
no como motor de la economía, sino como elemento clientelar. “PASOK y
ND utilizan al Estado como núcleo de su sistema clientelar. Y para que
esto se entienda bien, un ejemplo concluyente: Grecia debe ser uno de
los pocos países del mundo donde un Gobierno de derecha, de
orientación teóricamente neoliberal –como el gestionado por ND, entre
2004 y 2009- es capaz de aumentar, sin pestañear -¡ni sentirlo como
contradictorio!- el tamaño del sector público y por ende, del gasto.
En Grecia, PASOK y ND, no solo utilizan el Estado con fines
clientelares sino que, a partir de este último, han alumbrado un
sector privado parasitario de la Administración Pública, cuyos puntos
de interconexión tienden a ser opacos.” (Rebelión, Esp., ¿Qué está
pasando en Grecia?, Dimitris Pantoulas 06410)

EL déficit público forma parte del sistema. De hecho, nació con el
capitalismo. Desde el siglo XVII, el capital financiero se apoya en
gran medida el déficit público. “Un año sí y otro también, todos los
estados contraen nueva deuda, a fin de poder devolver viejos
préstamos, que llegan a su vencimiento”. (Granma, Cu., M.R.Krätke,
280310)

Lo que sucede ahora es que la deuda pública griega es el punto de
atención de los capitales especulativos, que, con la ayuda de las
“agencias calificadoras”, la UE y el gobierno griego, han disparado al
alza el precio de los bonos del Estado. Las “agencias calificadoras”,
que hacían la vista gorda en la crisis subprime de los EEUU, ahora
emplean un desmedido (y sospechoso) rigor en lo que se refiere a las
finanzas europeas. “Hace unos días, el Senado estadounidense acusó a
las agencias calificadoras de haber fallado y actuado de forma
indebida antes de la última gran crisis financiera. El informe de los
senadores acusó a S&P y Moody’s de haber ayudado a los bancos a
esconder los riesgos de las inversiones que promocionaban mientras las
dos agencias cobraban comisiones de esos mismo bancos.”( Rebelion, Esp
050510 Gerardo Lissardy- BBC Mundo, calificadoras de riesgo, ¿un poder
sin límites?)

Estamos de nuevo ante una operación especulativa de muy altos vuelos.
Y las próximas víctimas en esta confabulación parece que serán
Portugal y España, mientras que Irlanda e Italia parece que entrarán
en consideración en una fase posterior. En total, están en juego
muchos miles de millones de euros que, a unos intereses los más altos
posible, darán buenos beneficios a los especuladores.

Grecia renegociará en 2010 un total de 53.000 millones de euros en
intereses y créditos vencidos por deuda pública. Como comparación,
Alemania, una economía 10 veces superior a la griega, “sólo” ha de
renovar 100.000 millones de euros.

En los momentos actuales, el carecer de moneda propia es un serio
inconveniente, porque Grecia no puede recurrir a la devaluación de su
moneda para incrementar sus exportaciones y reactivar su economía. Lo
que se evidencia con esta crisis es que no se puede tener una moneda
como el euro sin “una política económica coordinada y un sistema de
compensación financiera” (Granma, Cu., M.R.Krätke, 280310)

Frente a la crisis que estalló hace un par de años, nos han hecho
creer que la intervención estatal en favor de las entidades
financieras era suficiente. Ahora nos están haciendo creer que todos
los problemas son de deuda pública. Y sólo se apuntan como
alternativas las subidas de impuestos, las rebajas salariales y las
privatizaciones.

El profesor Costas Lapavitsas, del Research on Money and Finance (RMF)
dice que “la unión monetaria ha eliminado o limitado la libertad de
establecer la política fiscal o monetaria forzando que la presión del
ajuste se haya realizado sobre el mercado de trabajo” (El País, Esp.,
040410) y que estos países “han comenzado una carrera cuesta abajo
fomentando la flexibilidad laboral, la contención salarial y el empleo
a tiempo parcial”.(El País, Esp., 040410). “Lapavitsas considera
“arbitrario exigir el 3% de déficit y el 60% de deuda por igual a
todos los países, porque se trata de situaciones muy distintas”. En su
opinión, “la situación de Grecia dentro del euro es imposible y el
recorte tan acelerado del déficit sólo provocará más recesión”.” (El
País, Esp., 200310)

Alemania y la zona euro

Y es que es el euro es una buena moneda …para que Alemania tenga un
mercado donde colocar sus productos. “Más del 50% de la riqueza de la
Europa unida se genera en Alemania, Francia, el Reino Unido y las
regiones industrializadas de Italia.” (Argenpress Vlad Grinkevich
070310). El resto somos, sobretodo, consumidores endeudados.

De esta forma, Alemania compensa la caída del consumo interno,
consecuencia de las medidas impopulares tomadas por sus gobiernos en
los últimos años, con un fuerte superávit comercial, a costa de sus
socios de la zona euro. Alemania ha congelado sus salarios reales en
los últimos 15 años, lo mismo que en España.

El superávit comercial alemán es el segundo del mundo, después de
China en términos absolutos, pero el primero del mundo por habitante.
De 1999 a 2007 el 70% de su PIB se debió a las exportaciones.

“La austeridad de gasto público (iniciada ya con las reformas
Schroeder) en Alemania, junto con la falta de crecimiento de los
salarios en aquel país, hace que la escasa demanda interna esté
imposibilitando el estímulo económico necesario para salir de la
crisis. De ahí que los círculos liberales y conservadores que
gobiernan en Alemania intenten basar la recuperación económica en el
crecimiento de las exportaciones.” (Rebelión, Esp, Vicenç Navarro,
Grecia no es la causa principal de la crisis del euro, 270410).

“Al aplicar las políticas de la UE, los países de la zona euro han
iniciado una carrera de apuesta a la baja fomentando la flexibilidad
laboral, la contención salarial y el trabajo a tiempo parcial”. Según
el estudio, la carrera la ha ganado Alemania, pero no a base de
mejorar la tecnología e intensificar el capital, sino “a base de
exprimir a sus trabajadores” y “mantener su superávit por cuenta
corriente financiado con los déficits de las economías periféricas”.
(El País, Esp., 200310). Un informe colectivo de varios economistas
británicos, “coordinado por el profesor Costas Lapavitsas, señala que
la Unión Monetaria ha eliminado o limitado las políticas fiscales,
provocando que el ajuste haya recaído sobre el mercado de
trabajo.” (El País, Esp., 200310). Así, como casos más extremos,
Islandia tuvo que reducir un 30% sus prestaciones sociales; Letonia ha
subido el Iva, bajado un 20% el salarios de los funcionarios y cerrado
un centenar de escuelas; en Lituania, Estonia y Hungría también se ha
bajado el suelo de los funcionarios y se han encarecido los gastos de
las familias en educación y sanidad; Irlanda ha gastado el 30% de su
PIB en el rescate de su sector financiero.

Grecia no es un caso “especial”

El capitalismo sufre una crisis generalizada, de la que creemos no
tiene salida. Se nos quiere hacer creer que Grecia es un caso
“especial”, cuando son todas las economías (en especial la
norteamericana) las que van a la deriva.

La deuda pública griega, que tanto se demoniza, está prácticamente en
la media de los países de la OCDE. La deuda pública japonesa es del
200% del PIB, la cifra más alta en los países capitalistas
desarrollados y muy superior a la griega. En España el pago de la
deuda pública es la tercera partida de los Presupuestos del Estado,
detrás de las pensiones y las prestaciones por desempleo.

EEUU tiene un déficit público cercano al 12% del PIB. El déficit de
Gran Bretaña es del 11,5% y el de España del 11,2%, algo inferiores al
griego.

La deuda pública griega tan sólo está en un 30% en manos griegas, y el
59% está repartido por varios países europeos, sobretodo bancos
franceses y alemanes. “Según datos del Banco de Pagos Internacionales
(BIS, por sus siglas en inglés), a finales de septiembre del año
pasado la exposición de los bancos alemanes en la región rondaba los
330.800 millones de dólares, 306.800 millones en el caso de Francia y
156.300 en el de Reino Unido. En total, la exposición de los bancos
europeos en la zona supera los dos billones.” (El País, Esp., 120210).
El español BBVA es la sexta entidad del mundo que más deuda griega
posee, unos 587 millones de euros.

A finales de 2010, se estima que el total de la deuda será de 290.000
millones de euros (125% del PIB)

Lo realmente “especial” de Grecia son sus movimientos de masas.
Especialmente desde el asesinato por la policía del joven de 15 años
Alexis Grigoropulos en diciembre de 2008, Grecia se distingue del
resto de Europa por sus grandes movilizaciones y el grado de
radicalidad de las mismas. El plan de ajuste a Grecia busca, sin duda
alguna, “ajustar las cuentas” a los trabajadores más combativos de
Europa.

Portugal y España

Cuando los especuladores consideren que ya no pueden exprimir más a la
economía griega, pondrán su atención en Portugal y España. El hecho es
que la deuda pública se negocia a través de bancos privados y a los
precios que ellos fijan; entidades como Alpha Bank, Bank of America-
Merrill Lynch, Banco Comercial, ING y Société Genérale tienen mucho
que ver en este entramado especulativo.

El disparo de partida lo ha dado el FMI que, en un informe del 22 de
abril 2010 señala que la economía portuguesa va de mal en peor:
Portugal crecerá menos de lo previsto y tampoco conseguirá rebajar el
déficit en las cifras presupuestadas; el déficit público será del 7,5%
del PIB, frente al 6,6% previsto; el desempleo se mantendrá entre el
10 y el 11%.

Como consecuencia, los bonos portugueses a 10 años han pasado al 4,77%
y Portugal ahora forma parte, junto con Grecia e Islandia, de los
países con seguros al incumplimiento de la deuda pública. Y ello a
pesar de que la deuda pública portuguesa es el de 86% del PIB., muy
lejos de las cifras griegas.

Los especuladores también apuntan hacia España. El 4 abril 2010
rumores sobre la debilidad de la economía de España, curiosamente
publicados a la vez en varios medios de difusión, provocan una de las
mayores caídas de la bolsa que se recuerdan.

LA TRAGEDIA GRIEGA

Acto primero. Victoria electoral de los socialistas, octubre 2009
A comienzos de octubre de 2009 tienen lugar las elecciones generales
que dan la victoria a los socialistas de Papandreu. Es el fin de 5
años y medio de gobierno conservador. La mala gestión económica es el
tema central de la campaña electoral. Grecia tiene una deuda pública
que supera a su PIB, aunque reciba más ayudas comunitarias que ningún
otro país europeo.
Los socialistas prometen puestos de trabajo y aumentos salariales y en
las pensiones. Se incrementará la presión fiscal sobre los más ricos y
la Iglesia, se controlará la evasión fiscal y se luchará contra la
corrupción.

Pero nada de ello se cumple. Una vez el poder, los socialistas se
limitan a aplicar simplemente el recetario neoliberal, con un guión
que les dictan los especuladores, la UE y el FMI. Los socialistas han
ganado las elecciones porque la nueva tragedia griega necesita nuevos
actores; los anteriores ya no sirven.

Acto segundo. Preparando el terreno, octubre 2009-abril 2010
En octubre de 2009, al tiempo que los socialistas ganan las elecciones
generales, se pone en marcha el mecanismo de atraco a la economía y al
pueblo griego: las agencias calificadoras Fitch y Moody’s rebajan la
calificación de solvencia de las finanzas griegas. A continuación, le
llega el turno en esta tragedia griega al socialdemócrata Joaquín
Almunia, comisario europeo de economía, quien declara que “Grecia es
una amenaza para toda la zona euro” (El País, Esp., 091209). Unos días
más tarde, cuando el gobierno griego apunta las primeras medidas
antisociales, Almunia dice que son “un paso en la buena dirección” (El
País, Esp., 161209), pero insiste en que se han de precisar más (o
sea, que son insuficientes) cara a una reunión que tendrá lugar en
enero próximo entre la UE y Grecia. En marzo pasado el señor Almunia
muestra la pero cara de las políticas neoliberales advirtiendo que el
crecimiento de la deuda pública en la zona euro en los últimos tres
años tardará al menos 10 años en ser absorbida y que este incremento
es de alrededor del 20% del PIB. «Durante al menos 10 años» habrá que
seguir controlando el déficit para reducir el nivel de deuda
pública” (El Periodico, Esp., 230310).

Como exige el guión, el primer ministro, el también socialdemócrata
Papandreu, pinta un panorama apocalíptico para su país: el déficit
público de 2009 será el triple de lo que había anunciado el anterior
gobierno conservador y llegará al 12,7% del PIB, mientras que la deuda
pública será más del 120% del PIB en 2010 y del 135% en 2011. Sólo en
2009 la deuda pública había aumentado en 80.000 millones de euros o un
30% del PIB y la deuda externa sube ya al 125% del PIB o 297.000
millones de euros.

A comienzos de diciembre, es Standard & Poor’s la que rebaja a
calificación de la deuda griega a largo plazo. La Fitch sitúa a esta
deuda a un paso de los bonos basura.
Con todo este esfuerzo mediático, la tragedia griega llega al punto a
que sus autores querían: la Bolsas de Atenas cae un 6,04% en 8 de
diciembre y los bonos del Estado a 10 años se disparan hasta el 5,34%
(como referencia, la deuda pública alemana a 10 años está en el
3,13%): los mercados de renta fija y renta variable griegos se han
desplomado como un castillo de naipes. Destacan las caídas del Banco
Nacional de Grecia con un 9,95%; el Banco de Pireo, con un 8%, y EFG
Eurobank, con un 6,5%.

Además, el entorno internacional no es muy favorable, pues los EEUU
amanecen con datos empresariales negativos que arrastran a todas las
bolsas. Moddy’s echa más leña al fuego avisando del deterioro de las
finanzas públicas de EEUU y Gran Bretaña. Como respuesta a la crisis
griega, las deudas públicas de Portugal, España, Italia, Irlanda y
Polonia se distancian más de la alemana, que está haciendo de refugio
de los inversores que huyen de las deudas públicas de estos países.

Para acabarlo de arreglar, Papandreu declara que «por primera vez
desde 1974 (cuando se instauró la democracia), la situación de las
finanzas públicas amenaza nuestra soberanía nacional». (El Periódico,
Esp., 101209).

La labor de las “agencia “calificadoras” ha sido incesante rebajando
continuamente la calificación de los bonos del Estado griegos para
forzar que suban de precio. El 18 de diciembre, la agencia de
calificación Standard & Poor’s pone bajo vigilancia negativa a 4
bancos griegos, y sitúa su deuda a largo plazo a un paso de los bonos
basura, después de que rebajara aún más la calificación de la deuda
del país. Los bancos sonn EFG, Alpha, Banco Nacional de Grecia y
Piraeus. Con estas medidas, Standard & Poor’s daba a entender que las
medidas del gobierno griego eran insuficientes: “Esperamos una
recesión económica más prolongada y más profunda de lo que en un
principio habíamos anticipado” (El País, Esp., 191209).

El 09 abril 2010 la agencia Fitch Ratings califica la deuda pública
griega a un paso del bono basura. El 22 de abril 2010 la agencia
Moody’s rebaja aún más la calificación de la deuda griega. Los bonos a
10 años ya están en el 8,74% y los bonos a 2 años están en más del
10%, una cifra nunca alcanza por ningún país de la zona euro. Standard
& Poor’s rebaja de nuevo la calificación de la deuda griega al nivel
de los bonos basura y el bono griego a 10 años llega al 10% el 27 de
abril.

Por su parte, el 22 de abril 2010 el euro alcanza los niveles más
bajos del año, a 1,326 dólares. Desde diciembre pasado, el euro se ha
depreciado un 11% respecto al dólar, lo cual viene muy bien (¡oh
casualidad!) a las exportaciones alemanas.

Aunque Papandreu no haya hecho nada (más bien lo contrario) por evitar
la que se le viene encima al pueblo griego, la cosa es tan evidente
que no tiene más remedio que reconocer que “la amenaza de la
especulación y los mal regulados mercados financieros no son una
amenaza para Grecia sino para toda la economía mundial”. “Las mimas
instituciones financieras que fueron rescatadas con el dinero de los
contribuyentes están haciendo ahora su fortuna con la desgracia de
Grecia, mientras aquellos mismos contribuyentes están pagando el
precio de profundas reducciones salariales y servicios sociales” (El
País, Esp., 150310)

Acto tercero. Esto es un atraco, mayo 2010

A comienzos de este mes se daba a conocer el plan que la Comisión
Europea, el Banco Central Europeo y el FMI han establecido para
Grecia. “El plan es sencillo: Grecia obtendrá 110.000 millones de
euros de la UE y el FMI en forma de créditos blandos -una cifra “sin
precedentes a nivel mundial”, según ha dicho Papandreu a sus
ministros-. A cambio, Atenas ha de acometer un drástico plan de ajuste
de sus cuentas, a través de subidas de impuestos y recorte de gastos.
El plan de austeridad pretende recortar el déficit público en 30.000
millones de euros en tres años, según ha anunciado el ministro de
Finanzas griego, Yorgos Papaconstantinou. Así, en 2014, Grecia espera
que el déficit se sitúe por debajo del 3% del PIB. Éstas son las
principales medidas:

- Incremento de IVA hasta el 23%. Este impuesto ya había sufrido
recientemente, en marzo, un incremento del 19% hasta el 21%.

- Un 10% de aumento de los impuestos de los carburantes y del alcohol.

- Recorte del 16% de los salarios públicos, mediante la eliminación de
dos pagas extraordinarias

- Bajada de las pensiones” (Kaos en la Red, Esp., 030510)
Y aún cabe añadir que se privatizarán empresas públicas, y se señalan
ya las de energía y transporte.

¿QUÉ SON LOS CAPITALES ESPECULATIVOS?

Uno de los rasgos más característicos del “neoliberalismo” (fase del
capitalismo que va desde la crisis de los años 70 del siglo pasado a
la crisis de 2007) es la aparición de capitales especulativos.

Los capitales especulativos del neoliberalismo son una forma de
capital ficticio (es decir, valores que no tienen respaldo en proceso
productivo alguno, formados al calor de la actividad económica) pero
que añaden un rasgo nuevo: debido a la disminución de la tasa de
ganancia, grandes masas de capital salen del proceso productivo y se
dedican simplemente a la especulación, para favorecer, en definitiva,
el trasvase de renta desde los trabajadores a los capitalistas,
aumentando con ello, pues, el grado de explotación de los primeros.

Los beneficios del capital especulativo se hacen a costa del proceso
productivo y forman parte de la plusvalía general que se extrae a la
masa de trabajadores. Nestor Kohan, hablando del interés, aporta un
razonamiento que podemos extrapolar al tema que estamos tratando. “El
capital bajo la forma de dinero que devenga interés está vivo, es
completamente autónomo frente al trabajo. La explicación que da Marx -
dicho muy rápidamente- es que en realidad ese ‘plus’ es simplemente
una alícuota, una fracción, una parte del plusvalor que el capital
industrial extrae de la explotación de sus obreros, de su fuerza de
trabajo. (…) Por eso la fuente de ese ‘plus’ que aparentemente crece
solo en el banco, en realidad proviene de la producción, proviene de
la explotación de los obreros, proviene del plusvalor que circula
entre los diferentes capitalistas.” (El Capital -Historia y método,
Néstor Kohan, ed. Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo, 2001)

Marx ya indica en El Capital la génesis de los capitales
especulativos, cuando señala que la caída de la tasa de ganancia
provoca la huída de capitales del proceso productivo hacia la simple
especulación. “Al disminuir la cuota de ganancia, aumenta el mínimo de
capital que cada capitalista necesita manejar para poder dar un empleo
a su trabajo; es decir, tanto para su explotación en general como para
que el tiempo de trabajo empleado sea precisamente el tiempo de
trabajo necesario para la producción de las mercancías, para que no
exceda de la media del tiempo de trabajo socialmente necesario para su
producción. Y, al mismo tiempo, un capital grande con una cuota de
ganancia pequeña acumula más rápidamente que un capital pequeño con
una cuota de ganancia grande. Y esta creciente concentración provoca,
a su vez, al llegar a un cierto nivel, un nuevo descenso de la cuota
de ganancia. La masa de los pequeños capitales desperdigados se ve
empujada de este modo a los caminos de la aventura: especulación,
combinaciones turbias a base de crédito, manejos especulativos con
acciones, crisis. La llamada plétora de capital se refiere siempre,
esencialmente, a la plétora del capital en el que la baja de la cuota
de ganancia no se ve compensada por su masa –y éstos son siempre los
exponentes del capital recientes, de nueva creación– o a la plétora
que estos capitales incapaces de desarrollar una acción propia ponen,
en forma de crédito, a disposición de los dirigentes de las grandes
ramas comerciales. Esta plétora de capital responde a las mismas
causas que provocan una superpoblación relativa y constituye, por
tanto, un fenómeno complementario de ésta, aunque se mueven en polos
contrarios: uno, el del capital ocioso y otro el de la población
obrera desocupada.” (Karl Marx, El Capital vol.3)

Asimismo, el capital especulativo lleva a límites más extremos la
contradicción entre valor y valor de uso. “Su lógica es la apropiación
desenfrenada de plusvalía o, mejor, de ganancia (la ganancia
especulativa); realiza así, o por lo menos intenta hacerlo, los deseos
derivados de la propia naturaleza íntima del capital: el no compromiso
con el valor de uso y, a pesar de ello, la autovalorización. Conduce o
pretende conducir la contradicción valor / valor de uso al extremo de
su desarrollo, es decir, teóricamente, a la destrucción del valor de
uso”. (Capital especulativo parasitario versus capital financiero,

R.A.Carcanholo y otro, Internet)

Veamos algunos datos de los años 1980-1996. El Producto Mundial Bruto
(PMB) creció a 2,5% de promedio anual; el comercio, a un 5% (dos veces
más que el PMB); los préstamos, a un 10% (dos veces más que el
comercio); el intercambio de monedas, a 23,75% (más de cuatro veces
que el comercio); y, el de acciones, a 25% (cinco veces más que el
comercio o diez veces más que el PMB). Desde entonces, la tendencia no
ha hecho más que acentuarse y hemos asistido a un desplazamiento,
desde la explosión burbuja bursátil de la “nueva economía”, hasta la
reciente explosión de la burbuja inmobiliaria y todo el entramado
financiero que ella conllevaba.

A nivel mundial, “la relación entre activos financieros y la
producción la dan los siguientes datos:
año %
1980 109%
2005 316%
2006 405%

Es decir, en la actualidad el 75% de los valores financieros no tienen
relación con proceso productivo alguno, son pura especulación.

En la zona euro el porcentaje entre los activos financieros y la
producción en 2006 fue del 303%.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante
una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para
publicarlo en otras fuentes.

“Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un
acto de libertad… Haga circular esta información”.

Rodolfo Walsh

Si te ha gustado este artículo usa los botones para compartirlo en redes sociales con tus amigos o síguenos en Facebook o Twitter para estar al tanto de nuestros nuevos artículos.

Acerca de Cartas a la Redacción

Cartas y Comunicados que los lectores nos hacen llegar a la Redacción de El Librepensador para su difusión, en pro de la Libertad de Opinión. El Librepensador no toma partido ni a favor ni en contra de lo que en ellas se expresa.
  • gallofa

    Está claro, que debemos exigir, luchar y acabar con toda esta gente ( si es grave la situación de Grecia, qué decir de los países del tercer mundo, los cuáles, están en crisis permanente y ahora más y nadie hable de ellos ), que maneja la economía mundial y que la está llevando a su ocaso ( al igual que a la mayor parte de la población de este planeta ). Espero que ésta crisis, sirva para reorientar nuestra manera de vivir y podamos, en un futuro próximo, avanzar en común, hacia un desarrollo, justo, lógico, sostenido, equilibrado, libre, que haga que todos seamos parte, contribuyendo al bienestar general. Tenemos la oportunidad de empezar de cero, aprender de nuestros errores y mirar al futuro con dignidad. A veces me pregunto, si somos la especie que sobra en el planeta y si tiene sentido que tengamos inteligencia, porque de momento, no lo he visto ( y me pongo a mí, como primer ejemplo ).