La intuición de del Bosque (Contracrónica del España 1-0 Portugal)

Vicente del Bosque es un tipo peculiar, un rara avis en el mundo futbolístico, repleto de egos y de protagonismos muchas veces injustificados. Él es un tipo humilde, un tipo que no da una voz más alta que otra, un tipo que se equivoca, como todos, y que acierta, como todos, pero que asume las responsabilidades de sus errores y socializa el éxito de sus aciertos, un ejemplo a seguir por los jóvenes y un referente moral para los componentes del equipo que él entrene en cada momento.

Pero también es un gran entrenador, un entrenador de fútbol de raza, de sensaciones, un entrenador alejado del rigor táctico, de la obsesión de la pizarra, de los esquemas de juego rígidos, no, él se mueve por intuiciones, se mueve por momentos, cruciales siempre. Su intuición le dio dos Copas de Europa al Madrid (inclusión de McManaman en el equipo y sustitución de Figo, respectivamente) y ayer le dio el triunfo a España.

Porque en el mismo momento en el que todo el mundo le pedía a Cesc Fábregas, en el instante en el que los enamorados de la vida loca soñaban con Navas, o los barcelonistas de pro con Pedrito, perdón, Pedro, él se decantó por Llorente, un jugador que parecía de relleno en esta lista pero que ayer justificó su presencia.

Llorente salió por Torres, y el partido cambió. El bilbaino hizo lo que Torres no había hecho, fijar a la defensa portuguesa, y así se abrieron los espacios, así el balón comenzó a circular como ya no recordábamos, bueno sí, como en la Eurocopa, exacto, cuando Torres estaba en plena forma, y llegó el gol en una jugada perfecta, al igual que podía haber llegado antes y al igual que pudo llegar después.

Y es que España fue muy superior a Portugal, en todos los niveles. Los lusos se limitaron a defender, un auténtico despropósito para jugadores de talla mundial, y España a controlar el encuentro, pero lo hizo de la manera que hacen los Campeones, no como lo haría una Selección ansiosa.

Antes de la Eurocopa España hubiera perdido el partido de ayer. Se habría envalentonado al comprobar su dominio absoluto y habría encajado un gol al contraataque, sin embargo, en la Eurocopa algo cambió, España dejó de ser la eterna aspirante a ser la Campeona, y las cosas son ahora diferentes. España atacó, sí, España controló el partido, sí, pero lo controló con cabeza y con sentido común, atacando en los momentos oportunos y manteniendo siempre una solidez táctica esencial a estas alturas de campeonato.

Destacó el partido de Xavi, que retrasó algo su posición, nunca sabremos si por imposición del entrenador o personal, con lo que volvió a ser feliz. Conectó con Iniesta, con Xabi Alonso, con Busquets, con las margaritas del campo, con cualquier cosa dispuesta a combinar. Volvió el gran Xavi, el mejor centrocampista del mundo, y España lo notó, todo pareció más fácil.

Ahora espera Paraguay, un rival menor, a priori, con lo que el pase a semifinales se da por hecho, donde esperará Argentina o Alemania, yo apuesto por los germanos, y luego en la final Brasil, no lo dudes.

Si te ha gustado este artículo usa los botones para compartirlo en redes sociales con tus amigos o síguenos en Facebook o Twitter para estar al tanto de nuestros nuevos artículos.

Acerca de Ruben Sancho

Escritor salmantino, hotelero de profesión, economista de formación y soñador de ideología. Redactor Jefe de El Librepensador, Subdirector de Letras, y autor de la colección de relatos "Un lugar llamado Fracaso"(Bubok, 2009).