Presentados los resultados del Observatorio Industrial del Sector Textil y de la Confección

Las empresas españolas necesitan ingenieros con formación textil para proyectar, diseñar y desarrollar productos textiles, gestionar la innovación, el comercio internacional y la gestión financiera, de la calidad y del medio ambiente, las relaciones interpersonales y los riesgos laborales.

Se ha podido comprobar cómo los costes energéticos representan un factor clave en la competitividad, de tal manera que es necesario reducir el consumo de energía.

Para los entendidos en moda, el ‘Made in/by Spain’ aporta novedad y curiosidad, pero es necesario un mayor impulso para su reconocimiento en los mercados internacionales.

En un encuentro celebrado hoy en la Confederación de Empresarios de Galicia, en la localidad de Santiago de Compostela, los componentes del Observatorio Industrial del sector Textil y de la Confección expusieron los principales resultados de las actividades que se han llevado a cabo durante el que es ya su quinto año de funcionamiento.

Entre las principales conclusiones y recomendaciones se destacan las siguientes:

El sector textil-confección se configura en su conjunto como sector con gran peso dentro de la actividad industrial española. Este sector comprende una cifra superior a 130.000 trabajadores y cerca de 20.000 empresas, de las que el 39% se dedican a la industria textil y el 61% a la confección.

Respecto a las exportaciones, se han mantenido estables, en 7.700 millones de euros. Las importaciones han caído un 10,4%, hasta los 11.800 millones.

La asociación entre España y moda es baja, ya que la moda española todavía no es suficientemente reconocida en mercados internacionales.

El nuevo sector textil se ha concretado en el éxito de una nueva forma de negocio, que une la producción y la distribución a través de cadenas de tiendas propias. La logística se ha convertido en un instrumento estratégico para las empresas con el fin de poder atender los cambios en los gustos de los consumidores con la rapidez exigida, al mismo tiempo que las necesidades de producción se cubren a escala internacional.

La introducción de cláusulas sociales en el ámbito de las compras públicas textiles trata de asegurar el cumplimiento de los derechos de los trabajadores que participan a lo largo de la cadena de valor, así como la mayor difusión de la RSC entre las empresas del sector. Las cláusulas medioambientales son de uso limitado, sin embargo se destaca la creciente referencia a las etiquetas ecológicas.

Las empresas españolas necesitan ingenieros con formación textil para proyectar, diseñar y desarrollar productos textiles, gestionar la innovación, el comercio internacional y la gestión financiera, de la calidad, del medio ambiente, las relaciones interpersonales y los riesgos laborales. La baja matriculación se debe fundamentalmente al desconocimiento del sector, del contenido de los estudios y del desempeño de las funciones de los titulados en el mismo, lo que hace que estos estudios se consideren poco atractivos.

Se ha podido comprobar cómo los costes energéticos representan un factor clave en la competitividad de estas empresas, de tal manera que para poder hacer frente a las dificultades del sector es necesaria la reducción del consumo de energía, así como las inversiones en materia de formación y tecnologías.

Para el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, las aportaciones del Observatorio constituyen una herramienta para definir mejor su política industrial para el sector en el futuro.

El Observatorio es un foro de encuentro permanente y un instrumento fundamental para el análisis del sector, capaz de sistematizar la recogida y procesamiento de la información sobre sus necesidades y demandas, sus resultados y perspectivas, la implantación de nuevos elementos de innovación y sistemas estratégicos que mejoren la competitividad de las empresas y con ello asegurar el futuro del sector.

En el mismo han participado el Consejo Intertextil Español (CIE), la Federación de Industrias Textiles, Químicas y Afines de Comisiones Obreras (FITEQA – CCOO), la Federación de Industrias Afines de la Unión General de Trabajadores (FIA – UGT), la Federación Española de Entidades de Innovación y Tecnología (FEDIT) y por parte de las Administraciones Públicas, el Ministerio de Trabajo e Inmigración y el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, que coordina el funcionamiento del Observatorio.

Fuente: Ministerio de Industria

Si te ha gustado este artículo usa los botones para compartirlo en redes sociales con tus amigos o síguenos en Facebook o Twitter para estar al tanto de nuestros nuevos artículos.

Acerca de Cartas a la Redacción

Cartas y Comunicados que los lectores nos hacen llegar a la Redacción de El Librepensador para su difusión, en pro de la Libertad de Opinión. El Librepensador no toma partido ni a favor ni en contra de lo que en ellas se expresa.