Se cambia central por tres puntos

Mientras llega para el Málaga, C.F. uno de los partidos más “expansivos” del año, el fax de Antonio Fernández debe andar echando humo. Seguramente nunca se vio en una igual, pues la compra compulsiva de jugadores debe ser lo más parecido a un orgasmo que puede disfrutar el director deportivo de un equipo de fútbol.

A las ya cacareadas incorporaciones de Maresca, Camacho, Asenjo, Demichelis y Baptista, hay que sumar la llegada de Diego Buonanotte, una de las estrellas de la liga argentina y divisa de River Plate. Llegará en verano, como los estorninos, y el club malacitano abonará por él 4,5 millones, cifra nada despreciable pero, analizada a priori, démosla por justa y de buena rentabilidad en perspectiva. Ya sabemos que semejante suma será la calderilla suelta del jeque, pero es de rigor recordar que, al saltar la noticia al cepo de los informativos, se hablaba de que River cifraba el traspaso del joven futbolista de Santa Fe en 10 millones.

Y es que el jeque, su escudero Ghubn, Antonio Fernández, o todos de común acuerdo, han decidido echar los restos sin asaltar la banca. Juiciosa postura. Ya se ha repetido demasiadas veces. Lo positivo del asunto es la confianza ciega que el mega-proyecto del empresario qatarí parece inspirar allende los mares. Buonanotte, no me cabe duda, podría haber firmado por cualquier otro equipo europeo; sin embargo se ha decidido por el Málaga, C.F. aún a sabiendas de que el año que viene puede verse pateando campos de Huesca o Alcorcón.

La confianza es la base de todo proyecto. Aunque a veces sea mejor guardársela en reserva, por si las moscas. Conocemos muchos casos paradójicos en los que un matrimonio que decide cambiarse de casa, empieza la idem por el tejado; primero se compra el chalet y luego pone en venta el apartamento. Asuntos como éste suelen acabar con la carga de una doble hipoteca.

Pero… ¿a qué divagamos? Por suerte, tenemos la seguridad del jeque-maneje.

Mientras tanto nos expandimos. Ya es mala suerte que uno de los partidos que más publicidad (o propaganda, que no es poca la diferencia) genera de cara al exterior haya coincidido con ronda copera de cuartos. Y con derbi entre el ejército de la cristiandad y el de los apaches el mismo jueves. Lo que ha provocado que los focos del orbe bipolar no se posen en el Málaga hasta el mismo viernes. De todos modos, nunca viene mal que hablen de uno. Aunque sea mal, como decía aquél. Entrevista de Pellegrini por aquí (la mitad de cuyas preguntas hablaban del Madrid, por cierto), tránsfer de Baptista por allá (¿cuántas veces nos han cascado el gol victorioso de Mr. Julio merengue en el Camp Nou hace unas temporadas?), envoltura en papel de regalo de Mahmadou Diarra (una vez más)…

La última, y parece que va en serio, es la inminente llegada de Gabi Milito, central barcelonista, para hacerle la corte de menina a Demichelis. El Barça calla y por tanto otorga. En los últimos encuentros la afición culé ha ovacionado al aguerrido central argentino tal si fuera un homenaje de despedida. Y a fe que sería un buen fichaje. Y encima gratis. Ahí es nada.

Aunque me dicen las buenas lenguas que el Barça ya negocia una cláusula para conseguir que la venta a precio cero de Milito no sea del todo gratuita. Le han dicho a Antonio Fernández que le cambian el central por los tres puntos de esta noche.

No parece mal negocio. Pellegrini ya ha dicho que su equipo no saldrá a jugar al Camp Nou con el objetivo de no acabar goleado. En Barcelona están con la mosca detrás de la oreja. Y no les falta razón. Ni balones de oro. Que el Señor nos coja confesados. Me han dicho que últimamente (es un rumor de la corte celestial) mea colonia. Vaya “usté” a saber.

Si te ha gustado este artículo usa los botones para compartirlo en redes sociales con tus amigos o síguenos en Facebook o Twitter para estar al tanto de nuestros nuevos artículos.

Acerca de Raúl Rentero

Raúl Rentero Mateos nació en San Sebastián en 1979 De ascendencia salmantina, reside actualmente en Valencia Ha cursado estudios de periodismo, historia y economía. ...