Crítica de “Un cuento chino”

Si digo que Ricardo Darín se encuentra entre los 5 mejores actores del mundo, no creo que nadie se lleve las manos a la cabeza, por lo que contar con su presencia en una película es sinónimo de calidad, la cuál crece exponencialmente si a los mandos de la misma se encuentra un tipo con pericia contrastada como es Sebastián Borensztein, con el que todos disfrutamos en “La suerte está echada”.

Por tanto, “Un cuento chino” es una de esas películas de obligado cumplimiento, de forzoso visionado, por admirar una obra redonda a todos los niveles, que se prevé, y se consigue, salvo algún ramalazo bienpensante de maldita ternura, que no le iba nada al guión de esta película.

Si eliminamos, por tanto, ese relámpago de final feliz, más propio del cine de Hollywood que de la excelente industria cinematográfica argentina, “Un cuento chino” es un ejercicio de guión realmente sobresaliente, con una trama sencilla pero construida desde el costumbrismo bien entendido, con alguna pizca de surrealismo que aporta frescura y combina perfectamente en el engranaje final.

Borensztein salpimenta el desarrollo de la trama aportando la información justa en cada momento, la que necesitamos para ir entendiendo las idas y venidas de los personajes, sus contradicciones y sus incoherencias vitales, para compenetrarnos con ellos hasta el final, incluso con el chino que da vida a la película.

Darín se muestra más contenido que en sus películas anteriores, pierde algo de fuerza, pero gana en presencia, con lo que su personaje se compone desde la introspección y llega directamente a la conciencia del espectador que acaba por adorar, como siempre sucede, a ese gruñón de buen corazón.

Una película multilateral, de ramilletes de flores sin espinas, que desprende aroma de buen cine, en el concepto clásico del término, sin caer en lo obvio, ofreciendo siempre un sentido del humor inteligente y de buen gusto, acorde con el espectador que espera encontrarse.

En definitiva, una gran propuesta para el fin de semana.

Sígueme en Twitter @ ruben_sancho

Si te ha gustado este artículo usa los botones para compartirlo en redes sociales con tus amigos o síguenos en Facebook o Twitter para estar al tanto de nuestros nuevos artículos.

Acerca de Ruben Sancho

Escritor salmantino, hotelero de profesión, economista de formación y soñador de ideología. Redactor Jefe de El Librepensador, Subdirector de Letras, y autor de la colección de relatos "Un lugar llamado Fracaso"(Bubok, 2009).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Los comentarios que falten al respeto o insulten serán borrados. Si quieres expresar tu opinión hazlo con educación y respeto.