Dumping social y la economía sumergida

En un contexto de fuerte desempleo y crisis generalizada, proyectar desde el Gobierno español difusas responsabilidades sobre determinados colectivos -en este caso, sobre trabajadores comunitarios- que son víctimas también de crisis y desempleo, el nuevo requisito va a contribuir a extender los siempre peligrosos mensajes nacionalistas y excluyentes.

CCOO manifiesta su desacuerdo, en la forma y en el fondo, con la exigencia de permiso se trabajo para los ciudadanos rumanos aprobada hoy en Consejo de Ministros. En cuanto a la forma, porque considera que la decisión vulnera los cauces institucionales de diálogo social en materia de mercado de trabajo y relaciones laborales, en concreto, sobre inmigración laboral y los mecanismos previstos a tal fin, porque dicha proposición debería haber sido consultada y dialogada con empresarios y sindicatos en el marco de la Comisión Laboral Tripartita de Inmigración, órgano legalmente previsto a tal fin. Ni en el fondo, y señala también su desacuerdo con el argumento del Ministerio, de que exigir un permiso de trabajo tendría un efecto disuasorio a la entrada de cerca de 10.000 personas, al mes, de origen rumano, para
realizar actividades laborales, reclutadas a través de ETT rumanas.

Por otro lado su efectividad es discutible, dado que al no poderse restringir la libertad circulatoria en el seno de UE los ciudadanos rumanos podrán seguir entrando y residiendo libremente en territorio español pero se les va a condicionar su capacidad para trabajar de forma legal. Ello puede suponer un repunte del empleo no declarado y de economía sumergida en el colectivo de nacionalidad rumana, además de otros problemas interconectados (falsos trabajadores por cuenta propia, empeoramiento de

las condiciones laborales, dumping social, etc.), como ya sucedió durante la vigencia de la moratoria a la adhesión de Rumania a la UE entre 2007 y 2009.

Para CCOO, el Gobierno ataca a la parte más débil, en este caso el colectivo de trabajadores extranjeros de origen rumano, sin abordar cuestiones imprescindibles de nuestro mercado de trabajo, como por ejemplo el papel de determinadas ETT¿s en el “tráfico legal” de mano de obra extranjera, el dumping social provocado por determinado sectores empresariales que fuerzan la sustitución de una mano de obra por otra más vulnerable o el escaso control de las condiciones laborales en determinado sectores, situaciones que CCOO viene denunciando ante la Inspección de Trabajo, la Secretaria de Estado de Inmigración, entre otros.

La secretaría de Empleo e Inmigración de CCOO considera que exigir permiso de trabajo a los ciudadanos rumanos supondría la alineación del Gobierno de España con las posiciones más duras de algunos gobiernos europeos, que en el actual contexto de crisis han decidido restringir derechos y libertades de ciudadanos extranjeros, en este
caso, comunitarios, medidas que han supuesto meras “pantallas de humo” con proyección mediática y para consumo interno (en algunos casos, meramente electoralista) pero que no han solventado la verdadera raíz del problema que dicen atajar, y sin embargo eluden actuar sobre empresarios que realizan prácticas ilegales para enriquecerse a través de la explotación de los trabajadores, y de una competencia desleal con el resto del tejido empresarial y la ciudadanía. El Ministerio de Trabajo e Inmigración y del Ministerio de Interior, debería conocer qué ETT y qué empresas son las que realizan estas prácticas ilegales e imponer sanciones que impliquen, entre otras medidas, multas, cierre de las empresas u otras responsabilidades de carácter penal.

Fuente: CCOO

Si te ha gustado este artículo usa los botones para compartirlo en redes sociales con tus amigos o síguenos en Facebook o Twitter para estar al tanto de nuestros nuevos artículos.
  • David

    ccoo sois la ruina de los españoles, trabajo en una empresa que paga todos sus impuestos que son muchos, s.s. de los trabajadores, seguros, prevención de riesgos… y esta a punto de cerrar, sin embargo las empresas piratas y las cuadrillas de rumanos sin papeles trabajan mas que nunca, dan precios bajos y sin iva y y es imposible competir aunque su trabajo no sea profesional, utilicen los peores materiales, o no tengan experiencia. Los impuestos al trabajo son exagerados. O todos trabajamos en negro y chupamos de las ayudas hasta que se acabe o todos somos cumplimos con nuestras obligaciones, no es racismo es sentido común, no podemos trabajar hasta la vejez para mantener a otros que se saltan todas las leyes y encima son los mas protegidos.

  • http://www.markdezabaleta.com Mark de Zabaleta

    El Sindicato debería ocuparse del PARO con mayúsculas como tema exclusivo !

    Mark de Zabaleta