Real Madrid 4 – 2 Levante: ¡Fiesta blanca!

La previa al partido no hablaba de otra cosa más que de fiesta blanca, de rúbrica a la victoria del Osasuna ante el Barcelona del sábado y de consumación del cambio de ciclo con diez puntos de ventaja, y, por una vez y sin que sirva de precedente, las previsiones se cumplieron y el encuentro fue una auténtica fiesta madridista, en una comunión perfecta entre jugadores, afición y entrenador.

Hasta el primer gol del Levante pareció parte del guión, una forma de introducir algo de suspense al marcador e involucrar así al público, tirando de épica, una de las históricas señas de identidad de este equipo, aunque se trate de épica de andar por casa. Porque el Madrid se sabe superior, confía en sus posibilidades y, por fin, parece haber encontrado la tecla del buen juego.

El fútbol se mastica desde el centro el campo, con Granero sirviendo de acompañamiento talentoso de Xabi Alonso, con lo que libera al equipo, y a su compañero, y con un Özil que tras su descenso a los infiernos, habitual de todo millonario joven que pasa por Madrid, ha recuperado su mejor fútbol y nos sigue encandilando con esa peculiar manera de entender el fútbol, tan peculiar que sólo los grandes la conocen.

Arriba, pura dinamita, amigo, la verticalidad ha sustituido a la precipitación, y la altura al vértigo, hasta el punto de que el juego es de una brillantez sublime, con una velocidad imposible de descifrar por los rivales y un acompañamiento colectivo que no se conocía por estos lares, quedando atrás, de una vez por todas, los egos y egoísmos de las últimas temporadas.

Y siempre que se habla de egos y egoísmos no podemos por menos que mencionar a Cristiano Ronaldo, al que entre todos hemos machacado, con razón, por su soberbia en el terreno de juego y que ahora debemos de alabar por su soberbia, actuación, en el terreno de juego. Solidario, combinativo y tan brillante como siempre, Ronaldo parece haber comprendido, al fin, la esencia del fútbol y con ello mejora él, mejora el equipo, y se gana el cariño del público. Una metamorfosis que se ha ido produciendo poco a poco durante toda la temporada y que ahora parece llegar a su fin.

Por ello, los goles en el día de ayer no eran más que una cuestión de tiempo, caerían por su propio peso, y así lo fueron haciendo sin que el Levante pudiera hacer nada para remediarlo. Primero Cristiano de penalti claro (que dejó al Levante con 10), luego otra vez el portugués al rematar de cabeza un buen pase de Higuaín y de nuevo Ronaldo en un disparo desde fuera del área, de esos que tanto intenta y que ahora comprendemos porqué lo hace, y, para terminar, el mejor gol del partido, el toque sublime de Benzemá, un gol de dificultad suprema y de una estética maravillosa. Entre medias, no podemos olvidar, el gol de Koné, el mejor jugador de su equipo en la noche de ayer, que hizo justicia a los méritos de un buen Levante.

Con todo ello poco importan ya los duelos directos con el Barcelona, más allá de que haya un cruce en la Champions, porque el Madrid parece intratable mientras que el Barcelona parece cansado, priorizando esfuerzos, y con un Messi que ha descendido del Olimpo de los dioses para convertirse en un jugador más, excepcional, pero un jugador más.

A poco que el Madrid aguante 3-4 jornadas más con esta diferencia de puntos y la competición europea llegue a su punto más álgido, es más que probable que el Barça se deje ir, el Madrid nunca lo haría, y que los blancos tengan un pasillo directo hacia el título liguero, que puede justificar una temporada siempre y cuando no haya un descalabro en la Champions, que no parece que lo vaya  a ver.

Si te ha gustado este artículo usa los botones para compartirlo en redes sociales con tus amigos o síguenos en Facebook o Twitter para estar al tanto de nuestros nuevos artículos.

Acerca de Ruben Sancho

Escritor salmantino, hotelero de profesión, economista de formación y soñador de ideología. Redactor Jefe de El Librepensador, Subdirector de Letras, y autor de la colección de relatos "Un lugar llamado Fracaso"(Bubok, 2009).
  • ramon

    Sin duda alguna cristiano tiene una esencia al patear el balon,desde mi punto de vista le ace falta un compañero que pueda darle un toque mas al real,un ejemplo me gustaria verlo de compañero con iniesta y con una defensa mas atenta el real volveria acer un equipo galactico volveria acerel puto amo del futbol español el real tiene unos jugadores de la puta madre y sin lugara duda cristino es un dios ace unas jugadas como solo el lo sabe es rapido,tien gambeta,tiro al arco y uno taco que solo el lo sabe