Laberinto

En un rincón de negativas intenciones

escucho la voz matinal que silenciosa se desnuda de impaciencia

buscando atreverse enfrentar este aire que llora en un rato de silencio.
  Atrapado en un sueño que envejece los latidos del bien
abro las puertas al declinar la tarde
 a esa energía elemental y famélica 
que brota desde un manantial de estiércol y muerte
 y un ápice de música quimérica orea al oído incierto
 desgarrando cada átomo de este ser.
 Así procedí  inventar ilusiones en un sueño grave,
 llegada la noche una fuga de vegetaciones de fábula me sostienen en la interperie
para manifestarme sus objeciones
 y listo para enfrentarme a esta antología difusa
 me atrapa rudamente en una vida llena de nada,
y me muestra que nada es lo que parece,
que en el régimen del sentido
 no encontramos más que caminos
 que recorren la comisura de un espejismo lejano,
la felicidad y el goce no son perpetuos:
 son utopias que se muestran distante en el firmamento
mientras que aquellas cosas que representan infortunio y dolor
se manifiestan a si mismas sobre la páginas de nuestro cuerpo.
Si te ha gustado este artículo usa los botones para compartirlo en redes sociales con tus amigos o síguenos en Facebook o Twitter para estar al tanto de nuestros nuevos artículos.

Acerca de Roberto Federico Novoa Olvera

Psicólogo clinico, poeta ecuatoriano y pensador filosófico en crecimiento, actualmente escribe en los respetados blogs Lamentoexistencial.blogspot.com, Sentimientodetragedia.blogspot.com y El libre pensador.com