CSKA 1 – 1 Real Madrid: Congelados

Y no por el frío, que también, sino por el resultado, bueno, a priori, pero malo tras el devenir de los acontecimientos del encuentro en el que el Madrid ha mostrado una gran solidez en todas las facetas del juego y en el que ha podido marcar más de un gol, pero que, al no ser capaz de sentenciar el partido y la eliminatoria, sufrió el castigo del gol ruso en el descuento.

Un gol que no servirá para dar emoción al partido de vuelta, por más que se empeñen los aficionados rusos, y que sirve más como un toque de atención a los jugadores madridistas, un toque de atención que les hace recordar que en el fútbol, al menos hasta que se demuestre lo contrario, se disputan los 90 minutos más el añadido del árbitro, y que ningún jugador tiene la potestad de decidir cuando el partido termina.

El Madrid dio por terminado el encuentro antes de que el árbitro pitara y sufrió en los instantes finales lo que no había sufrido durante todos los minutos anteriores. En ellos el equipo blanco dominó, sin brillar, creando ocasiones arriba y sin sufrir atrás, y más tras el gol de Cristiano Ronaldo, que se aprovechó de una lucha imposible, una más, de Higuaín, que había salido por la lesión muscular de Benzemá en un disparo desde fuera del área, para marcar un buen gol, que parecía el inicio de todo pero que se quedó en algo de nada.

El resto del encuentro se dirimió entre el miedo a una lesión como la de Benzemá, los botes irregulares, no por malos, sino por diferentes, del esférico y por el exceso de agresividad de algunos jugadores rusos que confundieron la forma de luchar ante su inferioridad. Con ello los minutos se nos fueron marchando y nada reseñable iba sucediendo.

En definitiva, un partido poco atractivo que el Madrid jugó bien durante 90 minutos pero que no supo concluir domo debía y acabó sufriendo un empate que le hará poner más atención en el encuentro de vuelta en el Bernabeu, donde no debería de haber ningún problema para que el Madrid se clasificara para cuartos de final, a juzgar por la enorme diferencia entre ambos conjuntos.

Si te ha gustado este artículo usa los botones para compartirlo en redes sociales con tus amigos o síguenos en Facebook o Twitter para estar al tanto de nuestros nuevos artículos.

Acerca de Ruben Sancho

Escritor salmantino, hotelero de profesión, economista de formación y soñador de ideología. Redactor Jefe de El Librepensador, Subdirector de Letras, y autor de la colección de relatos "Un lugar llamado Fracaso"(Bubok, 2009).