El ejercicio regular en las mujeres mejoraría la función sexual

 

Una investigación realizada en Turquía demostró que no sólo la buena función sexual de los hombres depende del flujo sanguíneo en los genitales, sino también la de las mujeres. Los problemas sexuales de la mayoría de ellas con la excitación y la respuesta sexual se deben a un flujo insuficiente en el área genital, asegura el estudio.

Omer Faruk Karatas, de la Universidad Faith, en Ankara (Turquía), es el autor principal del trabajo y destacó que practicar ejercicio de forma regular puede contribuir, y mucho, a mejorar el flujo sanguíneo en el clítoris y potenciar así la función sexual femenina.

“Este es el primer estudio que compara a atletas de élite y mujeres sanas respecto a la función sexual y el flujo sanguíneo del clítoris. El objetivo era evaluar los efectos de practicar ejercicio de forma regular en ambos grupos”, dijo Faruk al diario El Mundo.

El clítoris es un “órgano eréctil que contribuye significativamente a la función sexual, especialmente durante la excitación y las distintas fases del orgasmo.

 

Las medidas de su flujo sanguíneo con Ultrasonido Doppler (técnica especial que evalúa la circulación de la sangre a través de los vasos sanguíneos) se están llevando a cabo frecuentemente con el fin de establecer la función o la disfunción sexual femenina, por ejemplo tras el consumo de medicación o de una cirugía de genitales”, declaró el director del ensayo.

Por este motivo, los científicos llevaron a cabo la prueba en 25 jugadoras de handball y voleibol de entre 20 y 45 años, sexualmente activas, que practicaban ejercicio regular (un mínimo de cuatro horas al día).

 

A todas ellas las compararon con otras tantas mujeres sanas, con la misma media de edad, que realizaban dos horas de deporte a la semana, según publicó Journal of Sexual Medicine.

Además de realizar la Prueba Doppler a todas las integrantes del estudio, los científicos llevaron a cabo un cuestionario que evaluó la función sexual y que tiene en cuenta entre otros aspectos, el deseo, la lubricación, el orgasmo, la satisfacción, entre otros aspectos.

 
“Nuestro estudio demuestra que, efectivamente, el ejercicio regular incrementa el flujo sanguíneo en el clítoris”, destacó Faruk Karatas, a lo que se suma que las atletas confesaron tener una mejor función sexual que las mujeres sanas del trabajo.

El ejercicio funciona, según este experto, a dos niveles: “elevando las endorfinas, que actúan como un neuromodulador y aumentando el flujo sanguíneo. Se sabe que ambas vías mejoran la función sexual de hombres y mujeres. También está demostrado que las féminas que realizan ejercicio regular tienen mejor función sexual que las sedentarias”.

 

Los problemas que pueden impedir que una mujer disfrute de las relaciones sexuales, generalmente son causas físicas o psicológicas.

 

Las causas físicas pueden incluir enfermedades como diabetes, insuficiencia cardíaca, trastornos nerviosos o problemas hormonales. Algunas drogas también pueden afectar al deseo y la función, según el Instituto Nacional de Salud.

 

Las causas psicológicas pueden incluir estrés relacionado con el trabajo y ansiedad. También la depresión y las preocupaciones sobre problemas maritales o de relaciones.

 

CONCLUSIONES: 

 

El ejercicio realizado en forma regular, demostró en múltiples estudios que tiene un beneficio importante sobre la salud,desde mantener un bienestar general, físico, psíquico, a nivel cardiovascular mejorando y controlando los factores de riesgo (diabetes, hipertensión arterial, sobrepeso, etc.) y el estudio mencionado está demostrando que al mejorar el flujo sanguineo además de liberarse endorfinas (sensación de bienestar) se obtienen beneficios sobre la función sexual, ya que mejora la irrigación en especial a nivel del órgano eréctil femenino llamado clítoris, haciendo referencia la psicóloga Rebecca Chalker que éste órgano es una de las zonas erógenas por excelencia de la mujer.

 

La buena función sexual de los hombres depende del flujo sanguíneo en los genitales y también lde las mujeres.

 

Los problemas sexuales de la mayoría de ellas con la excitación y la respuesta sexual se deben a un flujo insuficiente en el área genital, aseguró el estudio.

Si te ha gustado este artículo usa los botones para compartirlo en redes sociales con tus amigos o síguenos en Facebook o Twitter para estar al tanto de nuestros nuevos artículos.

Acerca de Dr. Norberto Debagg

Director de Medicalsport Argentina, médico Deportólogo - Cardiólogo, egresado de la Universidad de Buenos Aires, con título de especialista avalado por la UBA: A través de ésta página de Medicina del Deporte, deseo transmitir, a colegas, profesores de educación física, kinesiólogos, auxiliares del deporte, deportistas y a todas las personas relacionadas con el deporte, todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Campos obligatorios marcados con *

Los comentarios que falten al respeto o insulten serán borrados. Si quieres expresar tu opinión hazlo con educación y respeto.