¿Biopic español? No, gracias

Parece haberse puesto de moda el biopic sobre personalidades políticas de nuestro tiempo. Estos días, sin ir más lejos, se luce en las pantallas De Nicolás a Sarkozy, film de Xavier Durringer donde se glosa la arrolladora figura del todavía presidente francés. Denis Poladyès es el encargado de poner rostro ante la cámara a ese petit Napoleon que tanto conquista votos como corazones.

Hasta hace poco se podía ver en nuestras salas La Dama de Hierro, dirigida por Phyllida Lloyd y protagonizada por una soberbia Meryl Streep, quien dando vida a Margaret Thatcher ha recibido un aluvión de premios. Íntimamente relacionada con esta última se halla The Queen, realizada por Stephen Frears en 2006 y protagonizada por Helen Mirren, quien acumuló prácticamente los mismos galardones -óscar incluido- que este año ha atesorado Meryl Streep. Se podría decir al respecto que Isabel II no es política sino reina, ¿pero acaso alguien duda de que la matriarca de los Windsor manda más en su país que, por ejemplo, el maltrecho Borbón en el nuestro?

Hace apenas cuatro años Oliver Stone insistió en un género que al parecer le cautiva, y tras haber filmado Nixon (1995) y los documentales sobre Fidel Castro Comandante (2003) y Looking for Fidel (2004) -recordemos que pese a su título JFK (1991) no es un biopic- se decidió por hacer un demoledor retrato del entonces presidente Bush en la fallida W (2008).

Visto lo cual, me viene a la cabeza la posibilidad de que un día de éstos recalen en la gran pantalla las figuras de nuestro actual presidente del gobierno o de su inmediato predecesor en el cargo. Y es entonces, nada más contemplar tal futurible, cuando se me entornan irremediablemente los ojos y se me agiganta hasta extremos insospechados la cavidad bucal.

Imaginen por un instante el biopic rajoyniano. Al afrontar su dimensión pública estaríamos ante un sujeto tan inexpresivo como anodino, incapaz de emitir un “sí” o un “no” como respuesta a cualquier cuestión mínimamente enjundiosa. Al contemplar su ámbito privado descubriríamos a un buen señor apoltronado en su sillón, dedicado en exclusiva a la tediosa tarea de seguir la carrera ciclista que emiten por televisión, actividad que tan sólo se vería interrumpida por la esporádica carantoña que dedicaría a la niña imaginaria que se sienta en su regazo. Esto último -hay que reconocerlo- tendría su puntito inquietante.

Imaginen ahora el biopic zapateril. Al representar su faceta pública nos veríamos en la insufrible obligación de atender a sus discursos vacuos, que versarían sobre la alianza de civilizaciones o el sexo -con total garantía de libertad de opción, faltaría más- de los ángeles. De igual modo, al escrutar su esfera privada observaríamos al hombre inane que contempla, ensimismado, las nubes, mientras desde la sala de estar se dejan oír los gorgoritos de su esposa y desde el cuarto de las niñas resuenan los amenazantes cánticos de un aquelarre. Este último punto, como en el caso del film sobre Rajoy, vendría a salvar una película por lo demás soporífera.

Esperemos que nuestros cineastas no se aventuren a emprender tan arriesgadas empresas. Y si lo hacen, les ruego e imploro que utilicen los códigos del género de terror. Cualquier otra tentativa estaría abocada al más estrepitoso fracaso. Puestos a filmar vidas de insignes autoridades patrias, por favor, que se decidan por la de nuestro monarca. De hecho, quedarían garantizadas varias secuelas si se dedicase a sus actividades privadas el tiempo que merecen.

Si te ha gustado este artículo usa los botones para compartirlo en redes sociales con tus amigos o síguenos en Facebook o Twitter para estar al tanto de nuestros nuevos artículos.

Acerca de Carlos Salas

Murcia (1979). Doctor en Historia del Arte por la Universidad de Murcia. Máster en Hª y Estética de la Cinematografía por la Universidad de Valladolid. Desde hace seis años me dedico a la docencia en Enseñanza Secundaria y Bachillerato. Soy colaborador de la Fundación Cajamurcia donde he impartido y coordinado diversos cursos y ciclos de ...

Una respuesta

  1. Me he puesto a pensar en esa película biópica y el tándem Almodóvar-Zapatero me parece mejor que el que formaron Ortega y Gasset o Menéndez y Pelayo. ¡¡¡¡Ánimo Pedroooooooooooooooooooooo!!!, que aunque la idea sea del genio de Carlos Salas, tú llenarías la película de trasvestidos, maricones y esa gente normal que tanto gustas. En la de Rajoy no te veo…

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Campos obligatorios marcados con *

Los comentarios que falten al respeto o insulten serán borrados. Si quieres expresar tu opinión hazlo con educación y respeto.