La Vida Secreta de Jesús

  

‘La Última Cena’ – Leonardo Da Vinci.

“Al Principio era el Verbo” – Jeshua al Nazri – Jeshua ben Joseph (Jesús de Nazareth – Jesús hijo de José).


Estuvo el Hombre mas Santo de la Historia, el Hijo de Dios, casado (y con hijos) con la prostituta Maria Magdalena, siendo sus descendientes los Reyes de Europa. Según Donald Brown, en ‘El Código Da Vinci’, además de otros autores, los merovingios se mezclaron con los descendientes de Santa Sara, hija de Maria Magdalena y el mismo Jesucristo.


Según explica este autor en su novela, y otros historiadores en múltiples libros (ver ‘La Orden de los Templarios y el secreto del Santo Grial’ de Jorge Ferro; ‘La Ultima Tentación de Cristo’ de Nikos Kazantzakis; ‘El Evangelio según Jesucristo’ de José Saramago), después de la resurrección de Jesús (descendiente del Rey David), este casase con Maria de Magdala (descendiente de Benjamín), quien fuera la mujer adultera, meretriz o prostituta a quien Jesús perdona en el Evangelio (‘quien este libre de pecado que lance la primera piedra’), con quien tuvo una hija Sara, hoy santa, y un hijo Judas, muerto de niño, y huyese Maria de Magdala, José de Alimatea y comunidades cristianas con la descendencia de Jesús (santo “grial” o sangre real) hacia el sur de Francia (Galias), donde hoy reposa los restos de Maria de Magdala en la Basílica de Santa Maria de Magdalena. Santa Sara, hija de ambos, tuvo descendencia que se mezclo por matrimonio con los antepasados de los merovingios, es decir, que Cludovico I, rey de los merovingios, desciende de Jesús, en este sentido de su Hija Santa Sara. Los merovingios fueron el primer reino franco de origen bárbaro en convertirse al cristianismo, tiempo después de la conversión del Imperio Romano durante el reinado de Constantino, y bien se puede afirmar que de los merovingios descienden muchas familias nobles europeas e incluso la gran mayoría de las dinastías reales de Europa, en especial de la casa real francesa.


Se sostiene que en los orígenes del cristianismo Jesús era parte de la Secta de los Esenios, a la que pertenecía entre otros, el padre de la Virgen Maria (madre de Jesús), Zacarías y su esposa Isabel (prima de Maria y padres de Juan el Bautista), Juan el Bautista y Jesús con sus apóstoles. Los Esenios practicaban la comunidad de bienes y el amor al prójimo, e intentaban transformar el judaísmo y reclamar el trono de Israel para Jesús, que era descendiente del Rey David. Otro aparte de la vida del Mesías fue su infancia hasta los doce años, periodo que poco se comenta en los Evangelios. Variados autores han afirmado que Jesús el niño, al huir con sus padres a Egipto por la persecución del Rey Herodes, fue formado en practicas místicas religiosas que le preparan para su misión. De allí que los Tres Reyes ‘Magos’ que le adoraron en el pesebre, fueron en realidad los reyes de la India, Egipto y Persia, seguidores de Zoroastro, quienes creían que Jesús era la reencarnación de Zoroastro. También se han realizado afirmaciones de que Jesús salió ileso de la crucifixión gracia a un coma provocado (muerte temporal o parálisis temporal de funciones vitales) producido por el brebaje a base de mandrágora vertido sobre el vinagre que le dieron en el Cruz. Luego de la crucifixión Jesús huyo lejos de la orbita del Imperio Romano, y al igual que sus apóstoles regados en misiones por toda la tierra, Jesús bien pudo irse a predicar entre pueblos nómadas arábigos pre-musulmanes donde hoy esta Afganistán, haber sido creído un sabio profeta, y ser enterrado al morir en un mausoleo en esa región.


En las primeras comunidades cristianas Jesús esperaba que su descendencia real reclamase el trono de Israel, sentido en la cual surgió una pugna entre Maria Magdalena y Pedro, quien desconoció este linaje real, y posteriormente la Iglesia no incorpora los Evangelios apócrifos que explican estos aspectos de la historia adicional del Evangelio (Evangelio de Tomas, Evangelio de Maria Magdalena, Evangelio de Santiago y otros) a los textos que conformaron la Biblia. De esta forma estos autores plantean que la Iglesia Católica descarto ciertos papiros (Evangelios apócrifos) encontrados en descubrimientos arqueológicos cerca del Mar Muerto en el pasado siglo XX (1947), donde existen versiones del Evangelio que incomoda a la Iglesia. Se plantea de esta forma el sentido de las diferencias ente Pedro y Maria Magdalena sobre el dominio de las primeras comunidades cristianas, negándole de esta forma el Patriarca de Roma (Pedro) la jerarquía de apóstol a Maria Magdalena, y negando a su vez el reconocimiento de su posible linaje ‘real’. Tales aspectos no es de extrañar, toda vez que esta narrado en la Biblia (Epístolas de San Pablo) que en los inicios del cristianismo existían ciertas diferencias entre los apóstoles sobre las formas de organización de las primeras comunidades cristianas. Otra hipótesis de consideración es el denominado ‘Secreto de los Templarios’ de la Sagrada Orden de los Caballeros del Templo de Jerusalén, orden religiosa y militar de la cruzada de conquista de la tierra santa en la Europa medieval y en resguardo de Jerusalén conquistada, quienes obtuvieron gran poder y riqueza, sin embargo fueron juzgados y sentenciados a muerte por herejía con expropiación de sus bienes, en virtud de unos documentos con valiosos objetos encontrados en el Templo de Jerusalén (algunos autores anotan acerca del cáliz sagrado de la última cena, revelaciones sobre el sentido real del ‘Santo Grial’ o una locación de la tumba de Jesús), revelación que les enfrento a la Iglesia católica y lucha de poder con el Rey de Francia.


Otros descubrimientos arqueológicos recientes también han surgido variadas hipótesis sobre la posible locación de la tumba verdadera de Jesús (se plantea que en Israel, con un sepulcro familiar con nombres de José y Maria; Jesús hijo de José y Maria; Judas hijo de Jesús). Aunque otra hipótesis es el descubrimiento histórico de un profeta Jeshua, recién encontrado en un mausoleo de Afganistán, venerado por poblaciones arábigas pre-musulmanes del siglo I (el Islam conoce a Jesús como el profeta Isa), hipótesis por lo cual se inclina muchos investigadores, en virtud que un Jesús sanado de la crucifixión y perseguido por Roma, huiría lejos del dominio del Imperio Romano, y en todo caso haría igual predicación de la verdad revelada que sus apóstoles, los cuales fueron por toda la tierra (Santiago esta enterrado en España, Pablo y Pedro están enterrados en Roma, Tomas esta enterrado en Norte de África, Juan esta enterrado en Grecia, etc). Otros investigadores apuntan que al igual que Maria Magdalena, Jesús huyo con una comunidad cristiana al sur de Francia, acompañado de su descendencia (Santa Sara), y tal vez puede estar enterrado junto a Maria Magdalena, cuyos restos reposan en los sótanos de la Basílica de Santa Maria de Magdalena, en el pueblo de Rennes-le-Château del sur de Francia, cuyo párroco, Berènger Saunière, encontró en el pasado siglo XX ciertos descubrimientos arqueológicos que lo hizo misteriosa e inmensamente rico.


Esta claro que tales afirmaciones jamás serán reconocidas por la Iglesia Católica, y no reconoce tales cuestiones pues socava los cimientos del Cristianismo, los cuales son la base de la Civilización Occidental, lo cual no es poco, es nada menos que la civilización en cuyo epicentro se mueve el mundo. En todo caso, estamos ante el dilema de la investigación científica (histórica y arqueológica) que se abre paso poco a poco, ante la religión como dogma de fe, ante la especulación intelectual y ante diversas hipótesis que se contraponen como un rompecabezas, que apenas inicia a tomar forma, pero que con el tiempo deberá mostrar a toda la humanidad la totalidad de la verdad con todo su resplandor, tal como dice el Evangelio Bíblico: “La Verdad os hará Libres”.

Bibliografía:

1- ‘La Santa Sangre y el Santo Grial’ ó ‘El Enigma Sagrado’, de Michael Baigent, Richard Leigh y Henry Lincoln, Editorial Martínez Roca, Barcelona, España, 2004.

2- ‘Jesús y el Enigma de los Templarios’, de Mariano Vásquez Alonso, Editorial Edaf, Madrid, España, 2005.

3- ‘Caballo de Troya’, de J. J. Benítez, Editorial Planeta, Barcelona, España, 1999.

4- ‘El Santo Grial’, de Carter Scott, Edimat Libros, Madrid, España, 1998.

5- ‘El Grial, Secreto de los Merovingios: La Supervivencia de la Sangre Real’, de Alfredo Ros y Carlos Cagigal, Editorial Nautilus, Madrid, España, 2005.

6- ‘La Revelación de los Templarios’, de Lynn Picknett y Clive Prince, Editorial Martínez Roca, Barcelona, España, 1998.

7- ‘Los Templarios y la Palabra Perdida’, de Mariano Fernández Urresti, Editorial Edaf, Madrid, España, 2000.

8- ‘La Diosa en los Evangelios’, de Margaret Starbird, Editorial Obelisco, Barcelona, España, 2000 (sobre el culto a la Magdalena en los principios del cristianismo).

9- ‘María Magdalena y el Santo Grial’, de Margaret Starbird, Editorial Planeta, Barcelona, España, 2004.

10- ‘La Historia Perdida’ de Nacho Ares, Editorial Edaf, Madrid, España, 2003 (acerca del papiro del Evangelio apócrifo de Maria Magdalena, como única reliquia auténtica de Jesús y su descendencia franco merovingia).

11- ‘Jesús y los Manuscritos del Mar Muerto’ de Cesar Vidal, Editorial Planeta, Barcelona, España, 2006.

12- ‘Jesús y los Esenios: La Misión de Cristo y la Secreta Enseñanza de Jesús’, de Eduardo Schure, Editorial Kier, Buenos Aires, Argentina, 2002.

13- ‘La Otra Historia sobre Jesús’ documental de Discovery Chanell (donde se plantean hipótesis sobre la posible locación de la tumba de Jesús).

___________________________________________________________________________

ACLARATORIA NECESARIA:


“Yo admiro al hombre que puede sonreír ante los problemas, que puede sacar fuerza de la desgracia, y que en la reflexión crece en valentía. Es característico de las mentes pequeñas encogerse, pero aquel que es firme en su corazón, y cuya conciencia aprueba su conducta, persevera en sus principios hasta la muerte”. – Thomas Paine.


Yo soy un persona laica no creyente, aunque fui bautizado católico en la infancia, me considero una persona de ciencia, solo creo en lo que me demuestra la evidencia científica. No niego la existencia del Jesús histórico y real, pero las religiones cristianas solo se evidencia en la Biblia y otros textos post cristo, pero este se puede rastrear también a través de la arqueología, antropología, historiografía, archivología, etc.


No estoy en contra del cristianismo, me parece que tiene muchas cosas positivas, les respeto profundamente su fe, y como jurista defiendo el derecho a la libertad religiosa de todas las confesiones, incluso de quienes no practican ninguna, mas sin embargo como dijo el jurista, buen masón y presidente mexicano, Benito Juárez: “el respeto al Derecho ajeno es la Paz”, por lo cual también espero se respete mi derecho de no practicar una religión, sin mayores inquisiciones.


Viví en Europa (España) en donde se convive con personas de diferentes religiones: católicos, protestantes, islámicos, judíos, religiones orientales y no creyentes, incluso Europa es cada día mas laica y no creyente, producto del progreso económico – social (a diferencia de América Latina que es cada día mas religiosa, además del subdesarrollo económico – social ), en Europa muchas personas tiene una religión que casi no practican o simplemente no tienen ninguna religión, pero sobre todo la mayoría de la sociedad europea no quieren que ninguna religión o idea les imponga valores dogmáticos absolutos, toda vez que han tenido que luchar por siglos contra diversas formas de fundamentalismo, fascismo, comunismo, etc.


Esta multidiversidad cultural ó religiosa esta amparada y protegida sobre la base de la tolerancia religiosa y de ideas debidamente plasmada en unas constituciones europeas laicas, que protege por igual a la libertad religiosa o laica, pero hace una debida separación del Estado con las diversas religiones, para así garantizar los derechos de toda la sociedad. La fe religiosa siempre dependerá del lugar del planeta en que naces y sus tradiciones religiosas. Si nace entre mil 200 millones de occidentales es posibles que seas cristiano (católico o protestante), o si naces entre mil millones de árabes y orientales seguirás el Islam, si naces entre mil 900 millones de orientales desde el sudeste de Asia hasta China y Japón practicas el budismo, taoísmo o confusionismo, si naces entre 700 millones de la India será hinduista, etc. y etc.


Yo también he sentido la presencia de Dios, al contemplar el cielo, en las interrogantes de la existencia, en momentos de dificultad, también he tenido momento de oración y paz. Empero hoy concuerdo un tanto mas con el agnosticismo, es decir, que no tenemos una conclusión final sobre Dios, mas bien pensamos que no existe forma humana y/o científica de contrastar su existencia como tampoco de negarla, que no existe posibilidad de un conocimiento humano definitivo sobre Dios, cuando menos no en esta vida.


Personalmente creo en Jesús, algunas vez lo he sentido de forma espiritual, pero también lo veo en su humanidad, en su ejemplo, en su mensaje redentor, en cada uno de mis prójimos, en los pobres y oprimidos de la tierra. Mas solo después de la vida terrenal podré contrastar la existencia o no de Dios. Mas he sentido la presencia de Dios al contemplar en el 2003 al cielo de una noche estrellada cerca del mar cantábrico en el cabo Finisterra observando la grandeza del universo (Finisterra o ‘Fin de la Tierra’; Galicia, España, donde en la antigüedad se creía que acaba la tierra cuadrada como centro del universo, concepción geo-céntrica que fue negada bajo la Inquisición por Galileo Galilei al decir: “me retracto, y sin embargo sigue girando alrededor del sol”); he sentido la presencia de Dios en la Plaza de San Pietro de Roma en 2004 escuchando la voz cansada y abnegada de Juan Pablo II, y viendo la belleza estética y mística de los frescos de la capilla sixtina; he sentido la presencia de Dios en la Catedral de Notra Dame de Paris escuchando una liturgia católica en francés, sin saber el idioma, pero conociendo su contenido espiritual en mi experiencia; he sentido la presencia de Dios en la Catedral de La Habana a través de la fe determinada de unos cuantos feligreses en una misa de veinte minutos, en un Estado que se declara ateo y siente desconfianza hacia la religión.


En todas las religiones se anota un sentimiento místico – espiritual – religioso. Los cristianos siente la presencia del Espíritu Santo en Jesús como Salvador; los judíos perciben la presencia de Jehová (JHVE) y sus designios a través de su destino elegido; los musulmanes se someten a la voluntad de Ala y atestiguan su fe; los budistas encuentra las paz en una vida desprendida al final de su nirvana; los babalao yoruba conducen al santero en trance por las leyes de los orishas; el Arquitecto del Universo es la forma en que se denomina a Dios en la masonería, toda vez que en la misma se acepta personas de diferentes concepciones religiosas (cristianos, judíos, musulmanes, budistas, etc), que lo denominan de diferentes formas, creando consenso en esta concepción deísta.


La teoría del ‘diseño inteligente del universo’ (un ser supremo ha tenido que crear la vida en el universo), que ante la fe absoluta del ‘creacionismo’ (génesis), y la incredulidad humanista del ‘evolucionismo’ (Darwin), nos da un punto intermedio que entiende que el origen de la vida, la tierra y el universo es de tal perfección y complejidad, que solo es posible de haber sido diseñado (creado) por un ser superior a quien llamamos Dios, Jehová, Ala, Arquitecto del Universo, etc. Yo respeto todas las creencias, sean occidentales, orientales, del norte o el sur, mayoritarias o minoritarias, creyentes o laicas. El haber vivido en Europa, me hizo convivir con personas de todas las creencias y opiniones, haciéndome mas tolerante y respetuoso con todas las formas de perspectivas de ver al mundo.


Pero ante todo yo soy un hombre de razón y ciencia, pero que acepta la posibilidad (hipótesis) de la existencia de Dios, observándolo en la grandeza del universo. Muchos científicos eran también laicos, un poco creyentes, pero a su manera: Newton, Einstein, Hawkings, Espinoza, Kant. Pero a nuestro sentimiento personal y espiritual sobre Dios, no permitimos que nos obnubile nuestra percepción y aceptación humanista de las formas científicas de contrastar el mundo y la naturaleza, en beneficio de la humanidad, y sobre todo mucha veces tememos a los dogmas absolutistas, sobre los cuales se han construido las mas grandes tiranías de la historia humana.


Pienso, que mas que intentar salvar almas, todas las religiones y los no creyentes por igual, debemos unirnos para intentar salvar al mundo, haciendo un mundo mejor y mejorar nuestra sociedad. No quiero convencer a un creyente para que abandone su fe, como tampoco me agrada que la religión intente convencerme para cesar en mi convicción humanista. Mejor es el dialogo ecuménico de todos puntos de vista (religioso o laicos), que la imposición de una sola perspectiva, en aras de ver aquello que nos une como seres humanos, mas que lo que nos separa, así como nuestras diferentes formas de contribuir a la comunidad y a la humanidad.


En cuanto al Jesús histórico y real, existió sin duda, hay registro del imperio romano de su nacimiento durante el censo imperial, así como registro del imperio romano de su cruxificación. Los testimonios de su resurrección (citados en los Evangelios) solo son de los apóstoles y evangelistas, que dicen haberlo visto, mas la conversión de Pablo que dice haberlo visto en forma de luz en el camino a Damasco, mas diferentes seguidores posteriores del cristianismo que testimonia desde milagros hasta apariciones de diferentes formas (Jesús, la Virgen Maria, Ángeles, Santos, etc).


El texto de mi autoría es una síntesis narrativa ensayística de la temática sobre un Jesús con familia, que escapo luego de su cruxificación, etc., basados en los libros que citamos en la bibliografía del articulo, que a su vez contienen citas de muchos mas argumentos, hipótesis, pruebas testimoniales, registros históricos (historiográficos, archivológicos, arqueológicos), etc., que pueden nutrir mas el debate, libros a los cual tuve acceso en Europa, con un gran acogida en las librerías por el publico europeo, asiduo a estas temáticas cuestionadoras. Por ejemplo, los papiros encontrados cerca del mar muerto por arqueólogos en el año de 1947, es un hecho real, conocido por toda la sociedad, una noticia de la época, estos arqueólogos una vez curados estos manuscritos, traducido sus contenidos, anuncian a la comunidad científica que parecen ser testimonios del evangelio, aparentemente escritos por algunos de los apóstoles (Santiago, Pedro, Tomas, Judas, etc., y uno de la Magdalena), entre otros manuscritos del antiguo testamento de orden litúrgico judaico y manuscritos de comunidades gnósticas-cristianas. La Iglesia Católica ha negado sus contenidos desde los años 50, y han sido llamado desde entonces por la comunidad científica “los evangelios apócrifos”.


Otro ejemplo, de los libros que cito en mi articulo, hace referencia al ‘Secreto de los Templarios’, la llamada Sagrada Orden de los Caballeros del Templo de Jerusalén (conocidos como ‘Templarios’), existieron en realidad, fueron una orden militar y religiosa desplegada durante la cruzada de conquista de la tierra santa emprendida por la Europa medieval, a los cuales se les encomendó el resguardo de Jerusalén una vez conquistada, que lograron obtener un gran poder y riqueza en esa época, mas posteriormente fueron juzgados y sentenciados a muerte por herejía, expropiados sus bienes, juicio realizado en razón de unos documentos y objetos que los templarios encontraron en el templo de Jerusalén, cuyos contenidos revelados los enfrento a la Iglesia católica de aquella época y al Rey de Francia. Existen inclusos archivos del Santo Oficio (Inquisición), actualmente Congregación para la Doctrina de la Fe, que puede leer todo investigador formal en Roma, en su histórica sede a lado de la Plaza de San Pedro, acerca del juicio inquisitivo contra los Templarios, sobre su constitución como orden, sus batallas en tierra santa, sus administración de Jerusalén, etc.


En este sentido, podemos citar solo la Biblia como única pieza histórica y bibliográfica aceptada por la diferentes iglesias cristianas (católica, ortodoxa, protestantes), con sus consecuentes producciones bibliográficas de libros de sus diversas formas de interpretaciones teológicas y doctrinales de estas iglesias antes citadas, o también abrir la posibilidad de estudiar otras fuentes históricas encontradas a lo largo de los 20 siglos de la era cristiana, acerca de la vida del mas extraordinario hombre de la historia: Jeshua al Nazri, o Jesús de Nazareth.

 

“La Verdad os hará Libres” – Jeshua al Nazri – Jeshua ben Joseph (Jesús de Nazareth – Jesús hijo de José).