Las Interminables Guerras Galácticas

“Star Wars, The Exhibition” en el Centro de Arte Canal, Madrid

“Star Wars, The Exhibition” en el Centro de Arte Canal, Madrid

 

Aun de adultos, todos conservamos una criatura dentro. Hay quien la tiene tan amortajada, que ni recuerda su existencia. A la mía me gusta sacarla de vez en cuando a pasear para mantener joven el interior y contrarrestar las arrugas de la desilusión, el estrés y las responsabilidades monetarias.

Resumiendo: dejé que la parte infantil de mi cerebro guiara mis pies adultos hasta la exposición de “Star Wars, The Exhibition” en sus últimos días en el Centro de Arte Canal.

Para algunos su personaje favorito es el peludo acompañante de Han Solo el wookie Chewbacca. Para otros el arrugado y – hasta que vimos que era capaz de luchar con volteretas espectaculares – aparentemente siempre a un tris de palmarla, Yoda.

Desde mi punto de vista, no hay personajes más queridos que el inseparable par de emblemáticos robots.

Por un lado el tikis mikis de hojalata dorada 3po, metiendo su pata metálica por todas partes, intentado huir  de todo lo que huele a lío. Inútil. Es parte de su naturaleza robótica ser siempre el primero en encontrarse con cada uno de los pasteles interestelares.

Y por otro lado su inseparable compañero R2D2, “erre dos- de dos” o “arturito” en algunos países hispanoamericanos; el androide con más energía recargada de toda la galaxia. ¡Que disgusto cuando me enteré que albergaba un actor en su interior! Casi de la misma magnitud del descubrimiento de la identidad de los Reyes Magos.

La galaxia de George Lucas, a diferencia de la nuestra, esta llena de planetas que albergan vida: rara, pero vida al fin y al cabo. Quizas dentro de unos años la saga continúe en el cine: en libros y cómics ya es un hecho.

Leila y Han Solo se casan y parte de su descendencia se verá irremediablemente atrapada hacia el lado Oscuro, mientras que Luke sigue entrenándose en la fuerza hasta ser el Jedi más poderoso hasta la fecha. Y también como no, con sus amores y desamores.

El cuanto al malo malísimo, el emperador Palpatine, sigue siendo extremadamente dificil de rematar.

En un vídeo parte de la exposición, se muestran algunos de los asombrosos efectos especiales. Son una de las bazas más importantes de las películas de Star Wars, aparte de la eterna lucha entre el bien el mal y la historia de Anakin-Romeo y Padme-Julieta para aderezar tanto rayo laser.

Sobre Maria José Rosete

En la Uni se dividían en creatas y ejecutas, y hay que decir que su primer rasgo de creata empezó a manifestarse en la más tierna infancia: era la única de la familia que no corría al baño a la hora de los anuncios. Esas inclinaciones tan fuera de lo común fueron las que la llevaron a estudiar Publicidad y Relaciones Públicas en la Complutense. Como el mimo se le da muy mal y es muy viajera, decidió estudiar inglés para comunicarse al menos en lo básico, y alemán por darse el placer de pronunciar palabras con un montón de consonantes seguidas. Con los años se va acumulando cierta tensión y con objeto de desahogar sus instintos básicos sin peligro, empezó a escribir una novela de misterio y crímenes, “Sombras en el corazón”, publicada en el 2007 por Maghenta. Descubrió entonces que matar en papel fastidiando al personal que intenta adivinar quién es el asesino, es lo suyo.

¡Comenta!

x

Check Also

David contra Goliath

Al igual que en David contra Goliath ,enfrentarse con las operadoras de telecomunicaciones es una ...

Desigualdad del idioma

La Constitución se supone que otorga el derecho al trabajo y promulga la igualdad de ...

Autorretrato con pasaporte judío

  Dejándome llevar por mi afición al mundo del arte y de la pintura en ...