Custodia Compartida, sentencia ejemplar

En la anterior Legislatura el Gobierno se impuso como regla, los derechos sociales de aquellos grupos hasta entonces abandonados. El Ministro Calderas consciente de la situación que se creaba cada vez que dos personas no podían convivir y tomaban la decisión de divorciarse, los hijos eran asignados a la madre en las medidas provisionales de oficio y antes de haberse visto las causas por las cuales se rompía el compromiso familiar, automáticamente se dejaban a los hijos huérfanos de padre o de madre. Se puso en marcha la llamada Ley de Custodia Compartida, una Ley que recibió muchas presiones de diferentes colectivos, casi todas por intereses particulares, entonces se abrió la posibilidad de que la Ley fuese concretada por las Comunidades Autónomas.
La semana pasada el Juez de familia número 20 de la Audiencia de Palma de Mallorca, decreto una Guardia y Custodia compartida por semanas alternas en el domicilio familiar. El Juez obliga a los padres divorciados a compartir la casa familiar para cuidar a sus hijos. La madre planteo al Tribunal junto a la demanda de divorcio medidas provisionales respeto a la casa y la guardia y custodia de los hijos. De los dos hijos pequeños, el Juez interrogo al mayor, sobre con quien deseaban vivir, el pequeño respondió que deseaba vivir el mismo tiempo con la madre que con el padre.
El magistrado ante la falta de acuerdo entre las partes y tomando como base la declaración del menor decidió que la guardia y custodia fuese compartida, una fórmula que había observado el padre.
La Ley de Custodia Compartida en la fórmula que fue aprobada por el Parlamento con el tiempo se le ha descubierto muchos vicios. Entre una pareja que litiga para obtener el divorcio, nunca podrá existir consenso para la Custodia de los hijos, lo que en un principio lleno de esperanza a muchas madres y padres que por fin podría ejercer de madres o de padres a pesar de no poder convivir con su pareja, se ha convertido en una transacción comercial, y hablo también de las madres, simplemente porque la presión para conseguir el acuerdo siempre se hace a la persona que mayor poder adquisitivo (sueldo) tiene, ya sea padre o madre.
Por suerte y a pesar de que algunos políticos en los Parlamentos autonómicos no tengas claro cuestiones esenciales sobre la Justicia social y el derecho de los menores de disfrutar por igual de la madre y del padre y siguen pensando en el sexo de los Ángeles (el posible acuerdo entre los padres) a pesar de que las estadísticas nos hablan de la falsedad con la que se trata semejante tema, Los jueces están tomando conciencia del tema y cada vez un mayor número las sentencias de divorcio contemplan medidas de custodia compartida como las aquí citadas.