Piedra, papel y agua, de Luis Miguel León

Piedra, papel y agua, de Luis Miguel León

Piedra, papel y agua, de Luis Miguel LeonTres elementos básicos forman esta primera andadura como poeta del crítico literario  Luis Miguel León, tras meditar el desarrollo sustancial que le exige el papel y el agua acompañados de águilas de piedra, metáfora de un pedestal giratorio alrededor  de la trama sobre la que desliza con mesura verso a verso “en las innumerables hojas del otoño”. Un juego sereno, apasionado y riguroso consigo mismo desde una reflexiva contemplación de la existencia, aquella en la que palpitan deseos y conceptos en un continuo manantial de metáforas, que llenas de temblores van configurando el pentágrama de sentidos deseos:”A la puerta llegaron / rumores de malvas y amapolas, / suspiraron los hilos de la retama”

Conforta, poder sacar al poeta de los innumerables dominios poéticos que actualmente predominan, muy especialmente desde que surgió el mundo espacial digital, donde una mayoría sofocante, con todos los derechos y libertades que deben permitir escribir, desorbita el pronombre personal hasta convertirlo en un “yoismo” impersonal más impertinente que acertado. Luis Miguel León no es agresivo ni devorador, es lince, lo que en el poeta cauto puede hacer pareja con la gacela, es decir  la poeta recabada que es intimista con su propio yo. El autor de Piedra, papel y agua, vigila sus formas con celo sin por ello dejar de ser imaginativo: “Qué diría ese árbol imaginario /donde nunca escribimos nuestros nombres”

Desde mi criterio poético, creo que el poeta en este canto de amor y naturaleza abierto a todas horas, conciente de como la poesía debe de estar alimentada por la nostalgia de lo vivido y la intimidad bien real o soñada por el poeta. Amar, en el espacio poético debe considerarse realidad, pues en la poesía no puede existir la ficción porque todos sus ensueños imaginativos son tallos inseparables, brotes de ella misma, alimento necesario para dar fuerza con la esculpir los versos. Tallar, porque la poesía que no  talla el verso siempre adolecerá de valores propios. Y señalo dos ejemplos: Ni el amor y la luna pueden perecer, porque mientras la luna durante la noche haga la calle entre los planetas para atraer y enloquecer luceros y desnudarse en los bosques del espacio, el amor será la pasión más perfecta de la humanidad, la inspiración y la sed que pide calma.

 Dime si el camino de la vida

va en el mismo sentido que del tiempo,

pues, cuanto más pasa, más vuelvo

hacia mí y a mi punto de partida.

 

La inspiración es necesaria como rico venero, pero  cuidado con ahogarse en él. Una vez le preguntaron a Picasso qué espacio ocupaba en su creación la inspiración. Solo un cinco por ciento, el resto es trabajo y trabajo, respondió. Luis Miguel León creo que tiene un criterio semejante. Y son muchos los otros poetas que podríamos poner como ejemplo. Y muy especialmente el de Juan Ramón quien de haber vivido todos los años que los dioses le hubieran  concedidos, continuaría corrigiendo sus poemas. Esto es lo que he percibido en este libro que prologo, que el autor dispone de medida mesura y cautela, algo que lo lleva a meditar y modular la inspiración sin la premura del tiempo. La urgencia es el enemigo número uno de la poesía, como el yo mal aplicado un sarpullido cacareador que la ensucia.

 

Te diré lo que sueño cuando vuelvas

del lugar donde rompes con el silbo

el aire oscuro, la palabra,

la cara oculta de tu rostro.

 

Me siento agradecido de las varias lectura que le he dedicado a este libro, de la línea que ha elegido el poeta como alimento para su andadura lírica, “se hace camino al andar” y también con la poesía, siempre que esta no se bifurque por caminos novedosos y experimentales, mejor leer la Eneida que esos chaparrones de versos digitales. En fin el mar que todo lo toma y luego lo devuelve

 

 

Hoy he vuelto a la tierra y he encontrado

versos de agua escritos

como gotas frías de invierno,

en estos días de lluvia interminable.

 

 

Sobre Francisco Vélez Nieto

Francisco Vélez Nieto
Crítico literario y poeta. veleznieto@telefonica.net

¡Comenta!

x

Check Also

Las dos madres y los dos padres.

Esta es una historia personal propia de mi familia que he escogido para hablar de ...

Nano y Las 3C: Creatividad Compasión y Coraje

  Fernando Lara, “Nano (Payaso) es un ciudadano mexicano, quien se encuentra en Bogotá realizando ...

David contra Goliath

Al igual que en David contra Goliath ,enfrentarse con las operadoras de telecomunicaciones es una ...