Derechos de autor

Se plantea últimamente en la sociedad el derecho a la libertad de información, derecho a tener una cultura. Pero, ¿dónde quedan los derechos (Derechos de autor) de los trabajadores de la información, la cultura y el cine?  Mucha gente piensa que un director o un guionista que no gane dinero con el cine, tampoco se va a morir de hambre. Sin embargo, hay muchos que sí se están muriendo. ¿No tiene derecho un guionista a cobrar por escribir un guión y que ese derecho le acompañe al haber sido autor de un trabajo? Igual que un libro, una revista, o cualquier producto cultural. Igual que con los medicamentos, las farmacéuticas son quienes tienen los derechos de estos productos y cobran por ello, ¿No tenemos derecho a una sanidad y educación gratuita y aún así la pagamos? Que yo sepa los libros de la Educación Primaria y Secundaria siempre han costado su dineral, aparte del material que le rodea, como son lápices, pinturas, folios, cuadernos, libros de lectura… eso siempre lo hemos tenido que pagar, y ¡ojo! Siempre de las mejores marcas aunque estemos en colegios públicos, si no llevas material de Oxford, Alpino, Giotto, Plastidecor, Manley… estamos suspensos sin lugar a duda. ¿No tenemos derecho a una vivienda y condiciones de vida dignas? Pero si no tenemos dinero, no podemos pagarlo, visto está cuando desahucian a gente de sus casas por no poder pagar la hipoteca. No hay autoridad ninguna que se dedique a inspeccionar si se cumplen o no se cumplen esos derechos fundamentales. Tenemos derecho a sanidad pública, pero si alguien se pone enfermo y necesita especialistas concretos, y al médico no le parece “conveniente” no manda al especialista, y ocurre, como siempre ha ocurrido y seguirá ocurriendo se detecta tarde la enfermedad y luego “¿Por qué no vino usted antes?”.

Pero la cuestión principal es el tema de la cultura y la información,  ¿Por qué consentimos descargar una película de Internet y no ir al cine? Puede ser porque la  película ya sea antigua y no esté en las salas, también se debe a que las entradas estén demasiado caras… Sin embargo, si una película no recauda dinero ¿Quién come?  Muchos directores piden subvenciones para hacer cine, pero si no se recauda el dinero se pierde y no ganan tanto dinero como piensan muchos. No defiendo la piratería ni defiendo la propiedad intelectual, porque cada una tiene sus ventajas y sus inconvenientes para unos y para otros, solo defiendo el derecho de unos a la información y la cultura, y el derecho de otros a recibir una remuneración digna por su trabajo. No puede prevalecer un derecho sobre otro. Un tema es lo digno y otro tema es lo excesivo. Tenemos derecho a muchas cosas, pero otros abusan de que lo necesitamos para abusar. También tenemos derecho a la justicia, pero si tienes una duda legal sobre un tema y le preguntas a un abogado te cobra más de 20 euros la consulta. ¿Por qué los médicos, medicamentos, educación, material escolar, abogados, tratamientos dentales y estéticos… tienen sus precios y sus tarifas, si lo necesitamos lo pagamos, y los profesionales de la información, cine, música… tienen sus precios y somos tan duros para pagarlos porque por otro medio nos lo dan más barato?  Lo barato no siempre es lo legal. Es cierto, que los productos informativos y culturales se vendan con precios más excesivos, y prefiramos pagar menos por ese producto. Pero si me gusta un producto (disco, dvd, libro…) hago crecer ese producto, a su autor, la realización de otros de la misma calidad, no hago crecer un negocio ilegal que está causando tantas caídas económicas en el sector.

Habría que buscar un sistema en el que las descargas cuesten una pequeña parte para que las personas que han realizado ese trabajo reciban remuneración por el mismo (1-2 euros). Pero las personas que han realizado ese trabajo, no las personas/instituciones/entes que se dedican a sacar tajada de ese producto y abusar para venderlos con precios tan excesivos, como entrar en negocios e imponerles una sanción por tener música puesta, infiltrarse en bodas para cobrar por la música que cantan los músicos. Eso me parece vergonzoso y que atenta totalmente a la cultura y la privacidad de las personas que consumen ese producto. No están traficando con ese producto, están cantándolo, oyéndolo…En eso no consiste la cultura.  Lo abusivo es quienes trafican con eso, se descargan cosas y luego las venden sin declarar que han cobrado ese dinero.  Provocando que el sector cultural esté cayendo pecho abajo y sin frenos, tal como está sucediendo.