El Blues del Hada Azul, de Galileo Campanella

El Blues del Hada Azul. Galileo Campanella. Editorial Stonewall.

“Tras años de vida ermitaña, le ocurrió una noche a Anónimo que, mientras recitaba sus mantras, tuvo una hermosa visión: allá arriba, en el firmamento, las estrellas parecían cobrar sentido antes sus ojos. La otrora caótica disposición de los astros guardaba una correspondencia oculta que sólo alguien con sed de verdad era capaz de ve… Y tal era el hambre  de Anónimo, y tan verdadera su sed, que el mensaje cifrado le fue revelado en el acto: había un Carnero en las estrellas, y un Toro, ¡y Peces!”.

Página 45.

“El fin del camino coincidió con el alba, así que asistí al espectáculo de los primeros rayos de Astro Rey reflejándose sobre las banderolas y estandartes –bordados con el florido escudo de narcisos de la Casa Real- que decoran la muralla”.

Página 82.

“Dicen que lo que no te mata, te hace más fuerte…, siempre que se descarte una tercera posibilidad, claro está: ¡la de que te vuelva loca!”.

Página 212.

Para los amantes de los cuentos de hadas, para los transexuales, para los transformistas, para los inconformistas, para los rebeldes, para los aficionados a historias que enganchan, para los que tienen ganas de vibrar, para los que saben reír, para los que quieren revisar las historias que nos contaron de pequeños, para los que buscan una realidad paralela y diferente a la Disney, para los que quieren ser ellos mismos y luchan contra el supuesto Destino, para los que no creen en la predestinación, para los que aman las aventuras… Y para muchos otros tengo que recomendar “El Blues del Hada Azul”.

La novela está llena de lecturas y capas, de mensajes más o menos escondidos, de ilusión por imaginar que la lucha puede hacer realidad un mundo más libre. El punto de partida, o el escenario, puede engañar al potencial lector… durante diez minutos. Ni uno más. Porque tan pronto uno comienza a profundizar en el estilo y la estructura del autor percibe una evidente ducha de saber hacer literario. La perfección de la estructura es notable. Campanella conoce en profundidad el oficio de la escritura, sabe mantener al lector enganchado, pendiente de la siguiente historia dentro de la historia. Uno no puede dejar en el libro en la mesilla. Y de esta forma es fácil cogerle doble manía: envidia por su maestría con la narratividad, y rabia por el sueño acumulado al día siguiente, al no haber podido dormir lo suficiente (como una de sus protagonistas) pegado, como estaba, a las páginas de la novela. Sin embargo todo se le perdona tan pronto vuelve a encontrarse el tiempo para volver a Azul, Rosa, Rubí, Esmeralda, Aurora y la mayoría de los personajes que pueblan “El Blues…”.

Ahí están tantos clásicos, autores y personajes… ¡Pero tan cambiados! La Cenicienta encuentra su alter ego en La Cenicero, limpiadora y cuidadora de niños, inmigrante ilegal brasileña que se enamora de Sapito. Perrault es el nombre de una clínica y Grimm el de una institución educativa para niños y adolescentes. Por no decir que Bella es una diseñadora de gran prestigio en el mundo de la moda y sus hijos sin nada menos que Hansel y Gretel… Niños con alguna tendencia exagerada a los dulces y a coger, en consecuencia, peso.

“Rapunzel’s no era un salón de belleza barato, sino más bien todo lo contrario: un auténtico lujo al que Rosa, pese a sus escasos ahorros, no estaba dispuesta a renunciar. Allí trabajaban verdaderos Artistas, capaces de crear peinados maravillosos a partir de un cabello rebelde y maltratado”.

Página 152.

Y además de todo eso, es decir, además de demostrar una imaginación brillante, capaz de dar unas segundas vidas a nombre y personajes que todos conocemos, y encajarlos en una historia donde todos los engranajes funcionan exquisitamente, como recién dados de aceite, sin chirriar en un solo momento, el autor se permite el lujo de ser un rebelde, casi un revolucionario (de tartas bomba de cereza, eso sí), que lucha contra la falta de libertad y la predestinación a la que quiere abocarnos un poder que sólo mira por sí mismo (¿le suena a alguien de algo?). No sólo entronca con el clásico español de “La vida es sueño”, pues los personajes quieres luchar contra un sino marcado en los astros, sino con la más absoluta actualidad.

Por encima de todos estos temas, aciertos en la estructura y revisión de los clásicos, no se olvida que el caso en el que se concreta la necesidad de libertad o el debate sobre la realidad de la misma, es el de la “transexualidad”, o la “reasignación de género”.

“Tampoco fue fácil para nosotras convencernos del error, ¡y es que ningún niño quiere decepcionar a sus padres, ni sentirse preso de una anatomía equivocada. Pero llegó el día en el que, por distintos motivos, se despejó nuestra consciencia y lo vimos todo muy claro; hicimos entonces las maletas, nos fuimos de casa, y comenzamos a recorrer ese difícil camino que llevaba a una promesa, a una imagen difusa, libre y alada […]”.

Página 269.

El protagonista, Azul, Zafiro o Celeste… quiere ser un hada. Y lo sabe desde su más tierna infancia. ES un hada que ha nacido sin alas, o sin orejas puntiagudas.  Su padre, por los motivos que sean, no quiere ni considerarlo. Su visión es mucho más estricta y lineal que todo eso. Pero la protagonista no puede negarse su naturaleza, su realidad misma, e inicia un camino con una dirección clara, aunque sea tortuoso, complicado, y a veces esté tan lleno de obstáculos y niebla que sea difícil verlo.

Nada se desperdicia de este voluminoso volumen que atrapa al lector y que, si no somos perezosos, ni nos hacemos los locos, nos hará reflexionar sobre nuestros objetivos en la vida, nuestra auténtica libertad, y el material con el que están hechos los sueños:

“Durante toda mi vida lo único que me interesó realmente era ser un Hada, y cada paso lo daba en esa dirección. ¿Qué ocurriría después de cruzar la meta? ¿Me sentiría extraviada? ¿Con qué motivo me iba a despertar todas la mañanas?”.

Página 254.

Por lo tanto si alguien quiere volver a replantearse los cuentos que leyó o le leyeron de pequeño; o sorprenderse con una realidad feérica tan parecida a la nuestra en tantos aspectos; sentir la magia; empatizar con unos personajes en busca de su sueño; vivir aventuras; o comprender a aquellos que intentan transformar su cuerpo para ser más aquello que siempre se han sentido ser… O sencillamente leer una historia diabólicamente bien escrita, aquí tiene un libro muy recomendable que además incluye numerosos extras como códigos para móviles con mapas, canciones… E incluso un cuento-precuela que nos habla del pasado de alguno de los personajes que también aparecen en esta historia.

Sobre Guillermo Arróniz López

Tuve la suerte de nacer en 1977, el día de san Antón, por más señas. Por tanto bajo el signo de Capricornio y con Saturno danzando alrededor. Desde muy pronto me sentí atraído por las sirenas de las palabras y garabateé hojas y libretas. Desde entonces he estudiado cosas variopintas y trabajado en profesiones extrañas y corrientes, pero siempre ha permanecido la Literatura.
Publíqué en septiembre de 2004 “Epitafio del Ángel”, novela corta sobre las vidas contemporáneas en punto de metamorfosis. Entre otros temas estaban la colisión generacional (incluso la cercana), la endometriosis como enfermedad maldita, los errores, y la experiencia trágica de la muerte inesperada.
Desde hace algunos años he colaborado con algunos medios como las revistas “Mundo Joven” de Fundación Triángulo, “Gehitu Magazine” de la mano de Óscar Hernández, “Eccus”, “Adiós”, “Iguazú” o “Generación XXI” y su continuación “Generación.Net”. Entre otros lujos he tenido la ocasión de entrevistar a Luis Antonio de Villena, Octavio Aceves, Espido Freire, Juan Manuel de Prada, Nuria Rita Sebastián… y de publicar junto a fotógrafos como Eduardo Fernández.
Me he decidido a participar en este proyecto por invitación de Raúl Tristán y espero poder aportar visiones gratificantes y artículos que inviten al placer de la lectura y al dolor de la reflexión.

Un comentario

  1. Galileo Campanella

    Muchísimas gracias por tu reseña y crítica, Guillermo; estoy encantado con saber que mi novela consiguió emocionarte. Me encantaría invitarte al blog privado donde estoy publicando por capítulos la secuela de “El Blues”, por cierto. ¡Sólo necesito tu cuenta de correo de gmail!

¡Comenta!

x

Check Also

El negocio del agua embotellada

El ser humano tiene una media del 60% de agua del total y eso demuestra ...

Contra la muerte

Un día cualquiera de la primavera de 1907, un niño de dos años de edad ...

Lo que oculta el campo y las semillas

En mi juventud trabajé durante algunas temporadas en el campo y por eso puedo comparar ...