Correos nos engaña con el correo urgente

En los últimos tiempos estoy recibiendo bastante correspondencia urgente, unas veces como cartas urgentes, y otras certificadas y urgentes.

En el caso de certificados urgentes, los precios son realmente muy elevados, por no decir abusivos. Ahora mismo tengo encima de la mesa un sobre normalizado, que contenía un solo folio, y cuyo expedidor pagó a Correos la friolera de 6,23 euros, según consta en el franqueo.

Esa misma carta, enviada como un certificado normal y corriente, no hubiera llegado ni a tres euros, creo recordar que dos con setenta y tantos céntimos, es decir que la urgencia duplica la cuantía a pagar.

urgente-oridinaria

El transporte siempre se ha efectuado al igual que el correo ordinario, es decir no hay envíos aparte del correo urgente, pero si hay (o, mejor dicho, había) un reparto especial.

Cuando las cartas llegaban a término un grupo de carteros, destinados a la unidad o servicio de urgencias, o algún empleado, en localidades pequeñas, se dedicaba a repartir ipso facto el correo urgente…, que para algo cuesta más del doble su envío, en el caso de cartas certificadas.

Pues bien, desde hace varios meses vengo observando que las cartas teóricamente urgentes las trae el cartero que atiende normalmente mi domicilio, lo que me extraña mucho, pues supone, además, que en vez de tardar un día o dos en llegar, a veces se demoran tres ó cuatro días, por exceso de trabajo, o por las razones que fueren.

Tras preguntan a varios carteros, amigos y conocidos, me indican que como Correos anda mal de dinero (se supone), pues en vez de contratar personal para hacer el reparto de las urgencias, las derivan a los carteros normales y corrientes, de forma que si una carta urgente a su nombre llega a Zaragoza hoy por la mañana, por ejemplo, en vez de repartirla a lo largo de la mañana, o incluso a primera hora de la tarde, se deja para que la reparta el cartero al día siguiente, y sino al otro, que prisa no hay. Total, ya han cobrado por el certificado, por la urgencia, por el sobre no normalizado, por el peso, y por la madre que nos parió a todos… Y aquí paz, y después gloria.

¿Cómo se llama esta forma de actuar en el lenguaje ordinario…? Pues un fraude, un engaño, o, si me apuran un poco, una auténtica estafa, acudiendo incluso a la definición de la estafa que da el Código Penal, y en la que es un elemento básico el engaño.

Correos tiene todo el derecho del mundo a no prestar el servicio de correo urgente, faltaría más, si considera que es deficitario, no quiere contratar más personal, o por las razones que fueren, pero lo que no puede –y sobre todo, no debe hacer- una empresa que se supone es seria y profesional, es engañar a sus usuarios.

Así de claro.

Ramiro GRAU MORANCHO,

Sobre Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho
Abogado, Graduado Social (Premio Extraordinario) y Licenciado en Ciencias del Trabajo. Ha sido Juez, Fiscal y Secretario Judicial Sustituto durante una década. De 1989 a 1997 fue Profesor de Derecho del Trabajo y Seguridad Social de la Universidad de Zaragoza. Actualmente es Profesor de Derecho Civil, Penal y Laboral en Universidades privadas de Madrid y Barcelona. Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. Ha publicado veinte libros y un millar de artículos en prensa y revistas especializadas e impartido un centenar de conferencias en universidades españolas y extranjeras, centros de formación, colegios profesionales y asociaciones.

5 comentarios

  1. Es que pagar se paga por el servicio de urgencias, pero ya no existe ese servicio, por lo cual es un fraude que te cobren por un servicio que no te dan

  2. Estoy totalmente de acuerdo con el articulista Es una pena y es una verguenza, pero desde que correos ha dejado de ser estatal, suben los pagos y baja el servicio, no es que sea malo es que no funciona porque no quieren que funcione En la actualidad no hay el trafico de correspondencia que habia antes, cuando no exitian casi lineas de telefono o tenias que esperar mas de dos horas una conferencia a cualquier ligar de españa, pero es que no existia la tecnologia de hoy y las cartas se matasellaban a mano y los carteros, de ahí su nombre iban con una hermosa cartera para repartir la correspondencia. Recuerdo que en mi época con mi solo apellido me llegaban las cartas, ahora ni poniendo bien apellidos y nombre, la calle, el pìso, la letra y por supuesto el codigo postal, si eso ya es dejadez mucho mas lo es el hecho de traerte una certificado y por no subir dos pisos te dejan el aviso en el buzon para que vayas tu a buscarlo Una dejadez que nos cuesta mucho dinero a los ciudadanos para tan mal servicio como se recibe Y no te quejes en correos que o no te contestan o se salen por peteneras

    • Francha, tienes toda la razón.
      Yo ya estoy cansado de quejarme en Correos, pues te dan buenas palabras, pero no solucionan el problema.
      Creo que el problema fundamental es que la mayoría de los carteros -y de las carteras, que hay muchas mujeres-, no tienen MUCHAS GANAS DE TRABAJAR.
      Además esos carros que les han dado últimamente en mi opinión son demasiado grandes, por lo menos para una mujer, y no digamos nada si es pequeña, delgada, jovencita o está embarazada… ¡Vamos que la cartera puede llegar a pesar más que ella!
      De cualquier forma da la impresión de que lo que quieren es cargarse a Correos, para PRIVATIZAR TODO, pues el (mal) servicio que generalmente prestan no guarda ninguna relación con las ELEVADÍSIMAS TARIFAS QUE NOS COBRAN A LOS SUFRIDOS CLIENTES.

      • Carmen, correos hace años que esta privatizado creo que lo lleva una empresa alemana, por eso funciona tan mal, y por eso mismo cada vez cobran mas y prestan peor servicio y lo mas grave es que no sirve de nada quejarse. Luego se extrañan de que se busquen vías alternativas a Correos poner un burofax vale entre 28 y 40 Euros, ponerlo por una empresa de paquetería te cuesta tres veces menos.

  3. Desgraciadamente es la verdad.
    Yo también recibo las cartas urgentes en el reparto ordinario, es decir que es un auténtico timo de la estampita: TE COBRAN POR UN SERVICIO QUE NO TE PRESTAN.
    En mi pueblo esto se llama engaño, o jurídicamente hablando, estafa.
    Y da igual que sean unos pocos euros; multiplicados por los miles de cartas urgentes que se mandan todos los días, la cuantía de la estafa es muy elevada.
    ¡Que pais! Marca ESPAÑA.

¡Comenta!

x

Check Also

préstamo-online

¿Se puede obtener un préstamo personal sin requisitos? Con los préstamos online ahora es posible

  Los préstamos online están cada vez más de moda actualmente, puesto que son unas ...

invertir-inmuebles

Las 9 respuestas para invertir en inmuebles

Hoy quiero hablarte de una situación que tenemos hoy en día, una situación donde tenemos ...

bitcoin-maximos-historicos-

El bitcoin, en máximos históricos, ya vale más que una onza de oro

Pero hay mejores divisas en el forex para sacar partido a la volatilidad actual Las ...