Los ejércitos doctrinales del Derecho

El Derecho comprende una serie de normas que debe ser como interpretadas y aplicadas, sin perjuicio de que pueda ser necesaria su complementación en determinados casos. En el estudio del ordenamiento jurídico y de su utilización intervienen diferentes variables que complican las observaciones que deben hacerse para extraer conclusiones lógicas que sean evidentemente prácticas y útiles.

Durante muchos siglos, se pudieron encontrar juristas, como Savigny o Bártolo Da Sassoferrato, que desarrollaron una labor impecable y relevante para la evolución del Derecho. Estos especialistas consiguieron, con su ingenio, ver aspectos del ordenamiento jurídico que podían ser mejorados.

En la actualidad, hay grandes juristas que están contribuyendo a luchar por la mejora de las normas. Sin embargo, hay muchos otros que poco pueden aportar por haberse colmado ya una gran parte del campo de las cuestiones del Derecho, careciendo de la brillantez de bastantes buenos especialistas, que resulta difícil de igualar.

Es cierto que ahora se publican más trabajos, pero por las exigencias a las que se ven sometidos aquellos que desean lograr mejores posiciones académicas, entre los que hay muchos que, por sus conocimientos, nada novedoso pueden aportar, salvo nuevas composiciones de lo ya afirmado con anterioridad sin añadir nuevos datos relevantes y su postura sobre determinados temas relacionados con novedades legales y jurisprudenciales. Por esa situación, aparecen plagios de conocida relevancia en las materias jurídicas, que son la manifestación de la desesperación por alcanzar objetivos que, por los cauces normales serían inalcanzables.

Lo ya descrito como hecho sirve para entender la existencia de ejércitos doctrinales en el campo del estudio del Derecho, a los que se van adhiriendo los que se dedican a estudiar aspectos del ordenamiento jurídico. Esos ejércitos son densos y su mantenimiento ocasiona dificultades para que muchos juristas con grandes cualidades puedan destacar debidamente, por la excesiva saturación de la producción académica y la lentitud de las revistas de impacto.

Es posible que los ejércitos doctrinales resulten lógicos por las circunstancias del presente momento. Sin embargo, muchos de lo que podrían considerarse soldados serían más útiles en otros ámbitos.

Diego Fierro Rodríguez.

Sobre Diego Fierro Rodríguez

Diego Fierro Rodríguez
Licenciado en Derecho por la Universidad de Málaga y colaborador de varios medios de comunicación, entre los que destacan el diario "El Jurista", "Lexnews", el "Diario Rombe", el "Diario Sierra Norte Digital", "El Faro de Cantabria", "Noticias Jurídicas", "Law&Trends", y "www.porticolegal.com". Además, colaborador permanente del el blog "Derecho y Perspectiva" y ha aportado diversos artículos en el blog "¿Hay Derecho?".
x

Check Also

El Tribunal Constitucional alemán y Cataluña

El problema de la independencia de Cataluña sigue estando presente para los ciudadanos del año ...

Bellacos y cantamañanas.

Acudiremos al DRAE para precisar ambos vocablos sin que ello agote cualquier matiz popular enriquecedor, ...

Las dos Españas

Creo que fue don Antonio Machado quien dijo aquello de “españolito que vienes al mundo, ...