Los españoles somos quejosos de salón

 

Hay dos tipos de españoles: una minoría que nos quejamos de lo que funciona mal, es decir, todo o casi todo, y una gran mayoría de personas que parecen argentinos, pues toda la fuerza se les va por la boca.

Son lo que yo llamo quejosos de salón, es decir, de cafetería, bar o taberna… La gente que grita, gesticula, se exalta, pone a parir al funcionario que le ha atendido mal en un organismo público, al cartero, al policía municipal, al guardia civil de tráfico, o al sumsum corda. Y como dice Cervantes en El Quijote: “Miró al soslayo, fuese y no hubo nada…”.

Son esas personas que te envían mensajes de wasap diciéndote “vamos a quedar, que tengo que contarte algo. ¡Estoy hasta los cojones del INEM!”, por ejemplo, y allá vas tú, a perder el tiempo, en nombre de una amistad mal entendida, en la que un contribuyente, expoliado y explotado, quiere hacerse participe de la última putada que le han hecho en un organismo oficial, o del maltrato recibido, por parte del funcionario de turno…

Hace unos días me mandó un mensaje un buen amigo, Graduado Social, para explicarme el trato despótico en la mayoría de los organismos públicos administrativos hacia los profesionales como él, cuyo tiempo es oro, pues luego cobran a sus clientes por las horas dedicadas a resolver cualquier encargo profesional que tengan que realizar, y como les exigen cita previa por internet, como si fueran un particular cualquiera.

Se quejaba, y creo que con mucha razón, de que no haya una ventanilla especial para profesionales, abogados, graduados sociales, gestores administrativos, asesores fiscales, etc., de forma que no tengan que perder el tiempo detrás del panadero de la esquina, o que se les exija la petición de cita previa por internet, como si los funcionarios no estuvieran al servicio de los ciudadanos, pues somos nosotros, al fin y al cabo, quiénes les pagamos el sueldo. Hoy por hoy, en la mayoría de los organismos púbicos, parece que cuándo “se dignan” atenderte, te están haciendo un favor…

Como ya estoy harto de que siempre me cuente las mismas historias para no dormir, y estoy cansado de que toda la fuerza se le vaya por la boca, con la mala educación que me caracteriza, le espeté –más o menos-, las siguientes preguntas:

  • ¿has hecho algún escrito de queja al organismo correspondiente, y lo has presentado por registro, para que quede constancia del mismo, y se vean obligados a contestarte?
  • ¿te has quejado al Colegio de Graduados Sociales?
  • ¿has enviado algún escrito a la prensa, denunciando lo sucedido?

Al decirme que no a las tres preguntas, le solté, a modo de exabrupto, que dejara de tocarme los cataplines, que ya estaba harto de oír siempre las mismas historias, cuándo no hace nada para corregir esas situaciones, e intentar que mejore esta mierda de sociedad –y administraciones públicas- que vamos a dejar a nuestros hijos.

Se quedó muy sorprendido, supongo que principalmente por mi mala educación, y me dijo muy humildemente que no tenía tiempo para hacer esas cosas, a lo que yo le contesté que lo que no tenía era ganas de hacerlo. Y que si todos hiciéramos lo mismo que él, este país si en algo iba a cambiar, iba a ser a peor.

Y añadí que con la gran cantidad de horas dedicadas a contarme estas historias, podía haber escrito todas las quejas del mundo, y hasta la enciclopedia Espasa…

Decididamente, no creo que vuelva a invitarme a tomar café.

Pues así somos –son- la mayoría de los españoles. Quejosos de salón, a los que toda la fuerza se les va por la boca, pero no hacen nada para arreglar las cosas e intentar solucionar los numerosos problemas existentes.

¿Ustedes creen que el mal funcionamiento de la sociedad, las injusticias, etc., van a cambiar por sí solas, por la inercia de las cosas…? Más bien será al contrario, que las situaciones injustas se perpetuarán con el tiempo, y al final los ciudadanos las acabarán viendo como “normales”.

Y así nos va.

 

 

Ramiro GRAU MORANCHO,

Abogado y escritor.

Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación.

www.ramirograumorancho.com

Etiquetas: Hacienda, Seguridad Social, INEM, Graduados Sociales, Ramiro Grau Morancho.

 

 

 

 

 

Sobre Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho
Abogado, Graduado Social (Premio Extraordinario) y Licenciado en Ciencias del Trabajo. Ha sido Juez, Fiscal y Secretario Judicial Sustituto durante una década. De 1989 a 1997 fue Profesor de Derecho del Trabajo y Seguridad Social de la Universidad de Zaragoza. Actualmente es Profesor de Derecho Civil, Penal y Laboral en Universidades privadas de Madrid y Barcelona. Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. Ha publicado veinte libros y un millar de artículos en prensa y revistas especializadas e impartido un centenar de conferencias en universidades españolas y extranjeras, centros de formación, colegios profesionales y asociaciones.

4 comentarios

  1. Y no sólo con los problemas de la administración. Típico echarle la culpa al cajero del supermercado y cuando se le indica que vaya a atención al cliente a exponer su queja dice que no, que sea el cajero el que lo haga.

  2. Llevas mucha razón, la gente se queja fuera de donde debe y asi nos va, lo malo que los que nos quejamos en forma y tiempo somos los malos, si una cosa no funciona el silencio no lo soluciona, sino el alzar la voz haciendo una queja donde corresponda, pero me temo que esta plaga seguira sin darse por aludidos

  3. Solo….Coincido con esa PURA REALIDAD…PURA VERDAD…

  4. En efecto, así es.
    Aquí todo el mundo se queja mucho…, pero en las barras de los bares.
    “Luego, fuese y no hubo nada”, como ya advertía El Quijote.
    Y ASÍ ES IMPOSIBLE QUE CAMBIEN LAS COSAS.

¡Comenta!

x

Check Also

Enfoques cooperativos; Hoy: Volver al pago…

“Vi´a a volver pa que sepan que no me he muerto Que no estoy ni ...

El Tribunal Supremo no debería tener que decir lo que es delito contra la seguridad vial.

El artículo 384 del Código Penal establece que será castigado con la pena de prisión ...

La interpretación popular de Eloy Velasco.

  Las normas se interpretarán según el sentido propio de sus palabras, en relación con ...