Dormir poco afecta a nuestra salud y a nuestro bolsillo

Un buen descanso se postula como indispensable para mantener la salud, pues muchos estudios apuntan a que la falta de descanso puede desarrollar graves patologías con el paso del tiempo,además de la inducción al envejecimmiento prematuro y acortar significativamente la vida.

Perjuicios de no dormir correctamente

Tanto la calidad como el tiempo de descanso son igualmente importantes a la hora de evaluar los daños derivados de la falta de sueño. Según un estudio efectuado por la RAND corp, organización de investigación sin fines de lucro que tiene su sede en Santa Mónica, California, este riesgo sería evaluable a un 13% entre personas que duermen un promedio de menos de 6 horas de sueño. Mientras que quienes registraron un promedio de entre 6 y 7 horas de sueño continuaban añadiendo un 7% más de riesgo en su tasa de mortalidad, demostrado así que el promedio aceptable para la preservación de la salud se sitúa entre las 7 y 9 horas.

Cómo afecta la calidad del sueño la economía de los países

La falta de sueño y la mala calidad del descanso afecta negativamente a la economía de los principales países desarrollados. Pues los costes derivados de las patologías de salud asociadas a la falta de sueño, incide directamente en las arcas del estado. Estados Unidos parece ser el país más afectado por este tema con 1,2 millones al año por bajas médicas asociadas a este problema.

Las bajas laborales y el absentismo asociado a la falta de sueño también ha afectado severamente al Producto Interior Bruto (PIB) de las principales economías del mundo, siendo el Reino Unido uno de los principales afectados dentro de la Unión Europea con 1,9%, al que le sigue muy de cerca a Alemania con 1,6%. Fuera del continente, Japón parece ser el principal afectado con un 3% de su PIB y en última instancia, Canadá recibe el menor impacto de las grandes economías mundiales con 1,4 %.

Cómo plantear solución a este problema

El programa de actuación para reducir los costes económicos asociados a las patologías de salud propiciadas por una falta de descanso y la mala calidad del mismo, pasa inevitablemente por educar a la población en una serie de pautas necesarias para mejorar las tasas anteriormente mencionadas y por consiguiente, la calidad de vida.

Sincronización con el ciclo circadiano

El ajuste y sincronización de las horas de sueño con el ciclo circadiano puede mejorar naturalmente las tasas de descanso a nivel global, pues el cuerpo humano está diseñado para dormir de noche y trabajar de día, por lo que ajustar el sueño a las horas nocturnas supone el primer paso para asegurarse un buen descanso.

Acostarse y levantarse a la misma hora diariamente

La segunda pauta para trabajar el punto anterior consiste en establecer una jornada de actividades en las que se mantengan unos horarios más o menos estables que incluyan levantarse y acostarse a la misma hora todos los días. El objetivo de esto es irse a la cama cuando se empieza a sentirse cansado, de esta forma el cuerpo estará más predispuesto a la relajación y por lo tanto se favorece la inducción del sueño.

Controlar la exposición de la luz artificial

Otra de las pautas esenciales para ajustar los sueños al ciclo circadiano consiste en el regular y controlar la exposición lumínica artificial. Esto es así porque la luz artificial interfiere en la producción de la melatonina, una hormona segregada por la glándula pituitaria que regula los ritmos de sueño y que se inhibe ante la exposición de la luz y se activa en ambientes de oscuridad. Es por ello que se recomienda siempre dormir a oscuras para favorecer la segregación de cantidades aceptables de esta hormona para obtener una buena calidad de sueño.

Apostar por una siesta inteligente

Son muchos los expertos que apuestan por una pequeña siesta inteligente de unos 15 a 20 minutos a primera hora de la tarde para refrescar las funciones cerebrales y recuperar el ritmo perdido durante el día. No obstante, una siesta excesiva o prolongada puede ir en detrimento de un buen descanso nocturno desajustado los ciclos naturales del sueño y es por ello que se debe evitar quedarse dormido durante horas por la tarde.

La importancia de un buen colchón

Sin desmerecer todo lo anterior, disponer de un buen colchón se postula como una de las claves imprescindibles para lograr un buen descanso, pues como especificamos anteriormente, el promedio de sueño que un adulto necesita se sitúa entre las 7 y 9 horas, tiempo más que suficiente para considerar la compra de un colchón de calidad como una inversión de salud.

En el mercado podemos encontrar una amplia variedad de colchones para adaptarse a los perfiles de todos los consumidores. No obstante para elegir el mejor colchón, Khama es uno de los proveedores a considerar porque cuenta con una amplia experiencia en el sector comercializando colchones de todo tipo, medidas y materiales para la garantización de un buen descanso.

Las categorías principales de los colchones Khama contemplan :

  • Colchones de muelles entresacados que se adaptan a todas las formas anatómicas entre quienes prefieren los clásicos colchones de toda la vida.
  • Los colchones viscoelásticos que se adaptan a la forma del cuerpo para garantizar el mejor descanso.
  • Colchones de espuma, para quienes se muevan mucho por la noche y cambién varias veces de posición.
  • Colchones de látex transpirables con muelles entresacados.
  • Colchón económico katai adaptable para todos los bolsillos.

Esto es tan solo una pequeña muestra de los productos mayormente demandado por los clientes y amantes del descanso. Desde la web oficial se puede acceder al catálogo completo online para obtener más información sobre los tipos de colchones disponibles, así como sus medidas materiales y precio. Si deseas obtener un buen descanso de igual forma que inviertes tú alimentación y entrenamiento o actividad física, la compra de un buen colchón se convierte en un elemento de primera necesidad y en definitiva, una garantía de vida saludable.