Los refugiados de las Islas llegan en masa desbordando las instalaciones

El problema de los refugiados en las islas griegas está alcanzando magnitudes insostenibles para los campamentos que reciben cada día miles de refugiados a los que deben suministrar refugio y elementos básicos para la supervivencia.

Esta complicada situación se originó en marzo del presente año mediante el acuerdo establecido por Turquía y la Unión Europea sobre el cierre de la denominada Ruta de los Balcanes. Desde entonces, se han ido desplazando en masa solicitantes de asilo que se encuentran atrapados en la zona. Actualmente hay más de 60000 desplazados que solicitan asilo político desbordando todas las previsiones de los organismos públicos.

El gobierno de Turquía llegó a un acuerdo con la Unión Europea para que al menos 47000 de ellos pudieran permanecer en el continente. No obstante, aún quedan 16000 personas en las islas que necesitan refugio duplicando la capacidad de las instalaciones habilitadas para tal propósito.

La zona más afectada con mayor número de refugiados es la isla de Lesbos,por situarse en las proximidades de las costas turcas. Esta situación de llegada masiva de refugiados ha supuesto un grave problema en la zona, ya que los habitantes denuncian la situación irregular de estas personas y la lentitud de los organismos públicos en solventar la situación  que está afectando muy gravemente a la isla y el turismo, principal actividad económica de la región.

Los efectivos policiales también se han duplicado desde entonces, pero aún así siguen siendo frecuentes los conflictos entre los refugiados y los habitantes de las islas, porque estos no paran de llegar masivamente pese al acuerdo entre naciones mencionado anteriormente.

Las instalaciones distribuidas en la zona con propósitos humanitarios actualmente rebasan su capacidad que se estima en 6338 plazas para la acogida. Registros oficiales determinan que la cantidad de refugiados que llegan para pedir asilo actualmente son más de 12000, lo que rebasa casi al doble la cantidad prevista.

Esta situación se repite indiscriminadamente en todas las zonas afectadas. Mitilini, otra de las zonas más afectadas en la región, tiene una capacidad destinada a la acogida de refugiados  de 3000 personas en su instalaciones, mientras que actualmente se encuentran registradas en 6868, por lo que igual que en el caso anterior se duplica la cantidad de personas respecto a los recursos disponibles.

Los gobiernos de Europa y Turquía continúan trabajando para abordar la situación y acelerar el proceso de repatriación de refugiados. No obstante, es un trabajo que avanza lentamente y mientras tanto, los refugiados se agolpan en las instalaciones de todas las zonas afectadas desbordando los recursos disponibles por lo que se hace imprescindible activar un plan de emergencia para hacer llegar la ayuda humanitaria a estas personas.

Familias enteras aguardan en las zonas de conflicto expectantes sobre los próximos acontecimientos que determinen su futuro. La labor de las organizaciones humanitarias se postula como absolutamente indispensable para minimizar el impacto psicológico que están viviendo las familias de refugiados en una situación tan difícil que a priori no parece ser que tenga pronta solución.